Sindicato de Ecuador exige parar la masacre en Perú y upronunciamiento de la ONU

Quito, 15 ene (EFE).- El Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la mayor central obrera de Ecuador, pidió este domingo parar "la masacre" en Perú y exigió a la comunidad internacional, especialmente a la Organización de Naciones Unidas, un pronunciamiento firme contra el Gobierno de Dina Boluarte.

El FUT "se solidariza con el pueblo peruano que está siendo brutalmente reprimido por el Gobierno genocida de Dina Boluarte", resolvió la central sindical durante una convención de sus bases efectuada el sábado.

"Demandamos que paren la masacre, se respete la democracia y la autodeterminación de los pueblos", añadió el colectivo obrero que también rechazó "el intento de golpe de Estado dado en Brasil" contra el presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Lo que llama la atención, explicó a EFE el dirigente del FUT Mesías Tatamuez, es el curioso silencio de la comunidad internacional, especialmente de la ONU sobre la situación en Perú, ya que suele pronunciarse en voz alta cuando trata temas de interés de naciones poderosas.

Los trabajadores ecuatorianos "condenamos estas estrategias neoliberales de querer acabar con la democracia dentro de los países de América" y por eso "nuestra solidaridad" con Perú y Brasil es por el "respeto a la democracia" y a la "decisión de nuestros pueblos", agregó.

Tatamuez exigió a la presidenta Boluarte "que cese la represión". "No es pueblo contra pueblo lo que pasa en Perú, es una fuerza bien armada contra la población", añadió el líder sindical.

El pronunciamiento del FUT se suma a otros que han efectuado organizaciones sociales como la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) que recientemente emitió un pronunciamiento de crítica contra la represión en Perú.

"Por hermandad latinoamericana pedimos justicia" para los fallecidos por la represión", añadió la Conaie en un mensaje en redes sociales y aseguró que el gobierno de Boluarte "no respeta la vida".

Hasta el momento, 41 manifestantes han muerto en enfrentamientos directos con las fuerzas del orden y un agente de policía fue asesinado por una turba, mientras que siete personas más han perdido la vida "por accidentes de tránsito y hechos vinculados al bloqueo", según datos de la Defensoría del Pueblo.

Los manifestantes exigen la renuncia de la presidenta Boluarte, el cierre del Congreso, el adelanto de elecciones generales a 2023 y la convocatoria a una asamblea constituyente.

La mandataria pidió perdón el viernes si su Gobierno "se equivocó en encontrar la paz y la calma" y afirmó en un mensaje a la nación que no renunciará y seguirá "promoviendo el diálogo y la paz social" para superar la crisis social y política que vive ese país.

(c) Agencia EFE