El Calcio cambia cara

·3  min de lectura

Roma, 3 jun (EFE).- Simone Inzaghi, oficializado este jueves como nuevo técnico del Inter de Milán, es solo la última novedad en un fútbol italiano que cambiará de cara en la próxima temporada, después de que también el Juventus Turín, el Roma o el Nápoles apostaran por un nuevo preparador.

Massimiliano Allegri, regresado al Juventus, el portugués José Mourinho, fichaje estrella del Roma 'estadounidense', Luciano Spalletti, nuevo técnico del Nápoles, agitaron los banquillos de los grandes de Italia, con el Lazio que también está pendiente de un nuevo entrenador.

El veterano Claudio Ranieri, que dejó al Sampdoria, o Gennaro Gattuso, que cambió al Nápoles por el Fiorentina, son otras novedades en una Serie A que vive una auténtica revolución técnica.

El Milan y el Atalanta representan unas excepciones en el Calcio, al haber confirmado a sus técnicos, respectivamente Stefano Pioli y Gian Piero Gasperini.

El primero en abrir el dominó de cambio de técnicos fue el Roma del empresario estadounidense Dan Friedkin, que destituyó hace exactamente un mes al portugués Paulo Fonseca para contratar a Mourinho.

Fue una "bomba" de mercado y una apuesta ambiciosa para intentar llevar al Roma a otro nivel. Séptimo clasificado y fuera de la próxima edición de la Liga de Campeones y de la Liga Europa, el conjunto romanista y Mourinho comparten la necesidad de reinventarse.

A la espera de ver si el campo dará la razón a la directiva, "Mou" ya ha tenido un impacto tremendo en la ciudad, con los aficionados que le dedicaron homenajes y hasta un mural en el céntrico barrio Testaccio, todo un feudo de los romanistas.

La llegada del luso abrió un dominó, con el Nápoles que destituyó, a los pocos minutos de acabar la Serie A, a Gattuso para apostar, días después, por Luciano Spalletti.

El que fuera entrenador del Roma o del Inter vuelve al mando de un equipo glorioso de Italia en sustitución de un Gattuso que aceptó la propuesta del Fiorentina.

Poco después tocó al Inter ver como Antonio Conte, el artífice del título liguero conquistado, abandonaba el barco al no aceptar la necesidad de sacrificar a elementos valiosos de su plantilla para hacer frente a la crisis causada por el coronavirus.

El cuadro milanés tuvo que pagarle 7.5 millones de euros de finiquito y oficializó este jueves a Inzaghi, quien venía de conseguir brillantes resultados al mando del Lazio en las últimas cinco campañas.

El cuadro lacial se quedó sorprendido por la marcha de Inzaghi, cuya continuidad parecía casi segura tras una reunión con el presidente del club, Claudio Lotito, al finalizar el año.

Maurizio Sarri, ex del Nápoles, del Juventus o del Chelsea, es uno de los perfiles que gustan al Lazio, según los medios italianos.

Regresó al pasado el Juventus, tras la involución vivida con Maurizio Sarri y Andrea Pirlo en los últimos dos años, y volvió a apostar por Massimiliano Allegri.

El preparador toscano, cinco veces campeón de Italia con el Juventus, volverá a dirigir a una plantilla hambrienta de venganza tras entregar este curso el cetro de rey de la Serie A.

Y es que los cambios de técnico no solo afectaron a los clubes más competitivos, sino también a los de la zona media y baja de la tabla.

El Torino, que se salvó en la penúltima jornada, apostó por el croata Ivan Juric, del Verona, mientras que Roberto De Zerbi dejó al Sassuolo para una experiencia "exótica" en el Shakhtar Donetsk.

Andrea Pirlo, ex del Juventus, es uno de los perfiles que el Sassuolo baraja para sustituirle.

Andrea Montolivo

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.