Similitudes y diferencias entre San Diego y Tijuana

·4  min de lectura
Similitudes y diferencias entre San Diego y Tijuana
Similitudes y diferencias entre San Diego y Tijuana

Un enorme muro de 24 kilómetros de largo y 12 metros de alto separan a Tijuana y San Diego, dos ciudades fronterizas ubicadas en el noroeste del continente americano, una perteneciente a México y la otra a Estados Unidos.
Su colindancia y mutua interrelación dotan a ambas urbes de una serie de similitudes bastante palpables, aunque claro, también existen diferencias que hacen casi imposible pensar que están a un lado de la otra.
Entre las cosas en común que tienen San Diego y Tijuana es que comparten casi las mismas condiciones meteorológicas. Ubicadas en una zona semiárida con clima mediterráneo, hacen que la mayor parte del año haya buen tiempo y temperaturas agradables en los dos sitios.
Su orografía es otra similitud, pues las ciudades están rodeadas de montañas y cañones. La vegetación y fauna es muy parecida y las dos tienen al océano pacífico justo a un lado.
Dada la densidad de población en la zona y las oportunidades económicas ha habido un gran crecimiento urbano en los últimos años, lo cual ha derivado en diversos fenómenos migratorios de personas que buscan una mejor oportunidad.
Personas de diferentes estados y nacionalidades pueden ser encontradas en dichas ciudades y eso le otorga una riqueza social única.
La biculturalidad es otro aspecto para destacar, pues en Tijuana 1 de cada 4 personas habla inglés, mientras que la mitad de los estadounidenses en San Diego hablan español. Básicamente el ‘spanglish’ se ha convertido en un sublengua oficial pero que es bastante común.
Cuando se trata de cosas negativas, uno siempre intenta entrar en detalles, pero lamentablemente San Diego y Tijuana poseen dos de las playas más contaminadas que existen en el Océano Pacífico, lo cual no las hace aptas para bañarse en ellas debido a su alta cantidad de estafilococos en el mar. Gran parte de esa polución proviene del Río Tijuana.
La calidad del aire tampoco es muy buena en Tijuana y es habitual ver una nube gris en el cielo matutino. Lo anterior es propiciado por el tráfico (que cada vez es más), así como la actividad industrial.
Dejando lo malo atrás, si eres una persona nacida en los 80’s o 90’s seguramente creciste viendo caricaturas en inglés, ya que no había un canal de televisión en español en la que se mostrara contenido infantil, por ello muchos aprendieron este idioma fácilmente.
Ambas ciudades deben preocuparse por los terremotos debido a su cercanía con la falla de San Andrés. Sus matorrales secos también las hacen propensas a sufrir periódicamente de incendios forestales.
Era común que las restricciones fronterizas eran mucho más relajadas hace 4 décadas y había un tránsito libre de personas entre ambas ciudades, mismas que cruzaban para ir de compras, por turismo o para visitar a la familia, incluso sin la necesidad de portar una visa.
Hoy en día, si deseas cruzar a la unión americana deberás hacerlo por uno de los puertos de entrada, ya sea el de Otay o San Ysidro, este último es el segundo acceso internacional más congestionado del mundo. Las largas filas para ir al “otro lado” pueden durar hasta 5 horas si te toca poca suerte. De sur a norte, para quienes van a México, la espera puede extenderse hasta la hora y media, especialmente a las 5 de la tarde cuando todos salen de trabajar.
Brincando al terreno de las diferencias, a San Diego se le denomina “America’s Finest City” ya que es la ciudad más cara para vivir en Estados Unidos. Por su parte, a Tijuana se le llama “La Puerta de México”, “La Ciudad Fronteriza Más Visitada del Mundo”, o simplemente “TJ” por los turistas, y ahí cuesta 4 veces menos vivir que en San Diego. Por ello no es de sorprenderse que miles de ciudadanos trabajen en Estados Unidos, pero tengan su residencia en México, no solo los jóvenes sino incluso los pensionados que se han hecho de varias propiedades en nuestro país.
Tijuana y San Diego han conformado la zona metropolitana más grande de la frontera pues ahí también se incluyen a Rosarito, Tecate, Chula Vista y National City.
Hablando sobre los habitantes, San Diego tiene más población con 3.3 millones de personas, mientras que Tijuana 2.2 millones.
Tocando el tema de los medios de traslado, Tijuana se queda atrás, pues carece de un sistema de transporte masivo eficiente. Los miles de taxis, camiones y camionetas generan un congestionamiento vial diariamente que es una pesadilla. En contraparte San Diego tiene un trolley, es decir un tren ligero que puede llevarte desde downtown hasta la ciudad de Tijuana en sólo 45 minutos.
Sobre sus actividades económicas, Tijuana depende del turismo médico, el sector maquilador y la rica gastronomía. En San Diego prolifera el comercio, la defensa, el sector militar y el turismo del cual se sostiene.
Ambas ciudades tienen muchos lugares atractivos para visitar. Tijuana posee la Avenida Revolución, Playas de Tijuana, el CECUT y numerosos restaurantes en Zona Río. San Diego le gana en ese apartado, pues tiene como ventaja ser el hogar del San Diego Zoo y San Diego Zoo Safari Park; ahí también se encuentra Sea World, Seaport Village, el USS Midway, el Balboa Park y el Gaslamp Quarter.

Video Relacionado: 12 Lugares que ya no existen en Tijuana

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.