El Presidente le pidió a Silvina Batakis que se quede en el Gobierno: presidirá el Banco Nación

·5  min de lectura
Silvina Batakis, al salir hoy de la Casa Rosada tras haberse reunido durante dos horas con el Presidente
Silvina Batakis, al salir hoy de la Casa Rosada tras haberse reunido durante dos horas con el Presidente - Créditos: @Gerardo Viercovich

Después de dos horas a solas con Alberto Fernández, Silvina Batakis se fue de la Casa Rosada con un pedido del Presidente para que se quede en la gestión. Por la noche se conoció su nuevo destino: será la presidenta del Banco Nación.

La hasta hoy ministra de Economía exhibió entereza frente al desembarco de Sergio Massa como un “súper ministro” coordinador del equipo económico a menos de un mes de que ella asumiera como titular del Palacio de Hacienda. De palabra, ella le transmitió al Presidente que su renuncia estaba a disposición. Pero el jefe de Estado le pidió que se quedara en la gestión y en su reunión ambos acordaron seguir conversando sobre el papel que tendrá de aquí en más.

A pesar del golpe que implicaría perder la botonera de la economía a poco más de tres semanas de asumir, Batakis mostró predisposición para continuar.

La funcionaria había aterrizado esta mañana en Buenos Aires de su viaje a Washington en medio de un festival de trascendidos que la tomaron por sorpresa en pleno vuelo de regreso, que se demoró por un problema en la conexión vía Houston. Ella se había presentado ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) como la principal autoridad económica del Gobierno. “Abatida”, fue la palabra con la que la describieron colaboradores cercanos.

Fuentes oficiales de la Casa Rosada rechazaron que Batakis haya presentado su renuncia y dijeron que ella y el Presidente hablaron sin testigos y acordaron en hablar públicamente cuando el nuevo esquema de gobierno estuviera definido. Sin embargo, según pudo saber LA NACION, la funcionaria no se esperaba este giro a menos de un mes de asumir .

Cambios

El Gobierno definió una reconfiguración del gabinete con el desembarco de Sergio Massa en el Poder Ejecutivo como un “súper ministro” coordinador del equipo económico. El ingreso del líder del Frente Renovador no sería el único cambio en carpeta, según pudo saber LA NACION. El presidente de la Cámara de Diputados confirmará su equipo en las próximas horas.

Aún se requieren varios pasos administrativos, además de contener los ruidos políticos que provoca la llegada del líder del Frente Renovador en el staff oficial. Es que el desembarco de Massa en el Poder Ejecutivo propina heridas en algunos miembros del gabinete. A primera hora de la tarde se conoció la renuncia “indeclinable” del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, un funcionario de bajísimo perfil pero que integraba el círculo de confianza de Fernández. La carta de dimisión tuvo solo una línea de extensión y no se explayó en agradecimientos.

Beliz y Massa siempre pulsearon en el relacionamiento con los Estados Unidos. En los últimos meses el rol del secretario de Asuntos Estratégicos se había acotado solo a las negociaciones con los organismos multilaterales de crédito y de a poco fue quedando relegado de la toma de decisiones.

El otro frente que abre la llegada de Massa al gabinete es con el ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, con quien el tigrense mantiene una rivalidad política de muy vieja data. Hoy, cerca de las 15, el exgobernador bonaerense ingresó a Casa Rosada para reunirse con el Presidente en su despacho. Se fue minutos antes de las 16.30.

Por la tarde, su continuidad estaba en duda. “Siguen las conversaciones”, dijo una fuente oficial. Varios

Batakis

Más temprano, había hecho lo propio la ministra de Economía, Silvina Batakis. Se intentó que su ingreso a Balcarce 50 pasara desapercibido, pero fue imposible. Scioli -que fue jefe de Batakis en la provincia- venía manteniendo un diálogo cotidiano con la ministra. Pero ese tándem quedaría muy golpeado si se ubica Massa por encima de ambos.

Silvina Batakis saliendo de Casa Rosada
Silvina Batakis saliendo de Casa Rosada - Créditos: @Gerardo Viercovich

Mientras el Presidente dialogaba con sus funcionarios, Massa se encontraba en sus oficinas. Según pudo saber LA NACION, el líder del Frente Renovador ya cuenta con el visto bueno de Cristina Kirchner para sumarse al Gabinete. De hecho, no se descarta que la vicepresidenta viaje a Santa Cruz el fin de semana. En los últimos días, la exmandataria le pidió a Fernández varios cambios en el staff del gobierno. Algunos de ellos -que no se darán- involucraban a funcionarios de mucha confianza del jefe de Estado.

Fernández no puede demorar los cambios mucho más, tras la expectativa que se generó en las últimas horas en los mercados, que esperan señales del Gobierno. El jefe de Estado, además, ayer buscó contener a los gobernadores y les prometió que tomará medidas para mejorar la coyuntura económica. Los jefes provinciales ayer le pidieron soluciones rápidas. Estaban muy irritados por el fuerte impacto que está teniendo la disparada del dólar y la inflación desbocada en las economías de sus provincias. Hoy, varios de ellos, sumaron presión para precipitar las definiciones con mensajes en Twitter celebrando el pase de Massa al Poder Ejecutivo.

El nuevo esquema

El desembarco de Sergio Massa en el Poder Ejecutivo, que desde hace tiempo viene reclamando una reformulación de fondo, implicaría que se “compacte” el equipo de ministros económicos. “Cambios en el diseño del organigrama van a haber seguro”, confirmó en ese sentido un importantísimo actor del oficialismo a LA NACION.

Alberto Fernández se refirió al nuevo “dólar soja” y aseguró: “No vamos a devaluar”

En su paso por Washington, Batakis, que fue recibida y acompañada en todo momento por el embajador argentino en ese país, Jorge Argüello, se entrevistó con Kristalina Georgieva, del FMI, y varios miembros del organismo. En ese marco aseguró que cuenta con un “apoyo fuerte” en el Frente de Todos para implementar un ajuste en los próximos meses, pese al silencio de la vicepresidenta Cristina Kirchner y el kirchnerismo sobre su rol.

Estamos en una coalición de gobierno, y dentro de esa coalición de gobierno hay un equilibrio, que efectivamente está dado para que podamos implementar estas medidas y vayamos desarrollando todo lo que tenemos que desarrollar para calmar la economía argentina”, aseguró Batakis en un encuentro con la prensa en la embajada argentina, un rato antes de partir al aeropuerto para volver a la Argentina, en un periplo que finalmente se demoró. “Hay un apoyo fuerte de todos los sectores de nuestro espacio político”, reforzó.

Mientras eso sucedía, en Buenos Aires sobrevolaban versiones de eventuales cambios de Gabinete, incluidos el cargo que ocupa hace menos de un mes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.