Una silenciada capital de Colombia despierta con simulacro de cuarentena por coronavirus

Por Luis Jaime Acosta
1 / 2

Una silenciada capital de Colombia despierta con simulacro de cuarentena por coronavirus

Panorámica de una calle solitaria durante el aislamiento obligatorio de cuatro días decretado por la alcaldía como medida preventiva contra la propagación del coronavirus en Bogotá

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTÁ, 20 mar (Reuters) - La ruidosa y caótica capital de Colombia amaneció en silencio y tranquila el viernes por un simulacro de cuarentena en el que participaron sus residentes, en un ensayo a un aislamiento más prolongado como parte de los planes de la ciudad para detener la expansión de coronavirus.

    Los gobiernos de todo el mundo han declarado cuarentenas obligatorias en un esfuerzo por detener la enfermedad, que ha provocado la muerte a más de 9.800 personas.

    La ciudad de más de 7 millones de habitantes inició un "simulacro vital obligatorio" que comenzó a las cero horas del viernes y que se extenderá hasta la media noche del lunes, un día festivo en Colombia.

Las normalmente congestionadas calles de Bogotá amanecieron tranquilas y en silencio, al igual que las estaciones de TransMilenio, el sistema masivo de transporte con autobuses que se desplazaban con pocos pasajeros, a diferencia de un día normal cuando van repletos.

"Nunca en mi vida había visto a Bogotá así", dijo Blanca Cecilia Hernández, una pensionada de 66 años que atravesó la ciudad de sur a norte en un autobús de TransMilenio para asistir a una cita médica.

"Una cuarentena obligatoria perjudicaría a muchos que viven de su trabajo y lo digo porque tengo hijos que tienen que salir a sus trabajos para sostener a sus familias, entonces sería duro", comentó Hernández sobre la posibilidad de que se decrete un aislamiento obligatorio más prolongado.

Los trabajadores de supermercados, farmacias, el aeropuerto, estaciones de transporte público y centros médicos, entre otros, están autorizados para transitar por la ciudad, pero los automóviles privados tienen restricciones.

    Las personas que cuidan de ancianos y discapacitados, así como el personal de entrega a domicilio también pueden salir, mientras que los dueños de mascotas pueden sacar sus animales a la calle durante 20 minutos.


SIMULACRO PARA APRENDER

    La terminal desde donde parten y llegan autobuses a otras ciudades solo funciona para recibir pasajeros. Las personas que se dirigen al aeropuerto deben llevar una prueba de su viaje, dijo la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Una persona por familia puede salir de la casa a comprar suministros a supermercados o farmacias.

"Quiero pedirles que desde hoy y hasta el próximo lunes nos quedemos en casa, nos quedemos aprendiendo cómo hacer una cuarentena cuando nos toque, por ahora es solo un simulacro de cuatro días", dijo la alcaldesa López, en un video publicado en su cuenta de Twitter.

"Este año tendremos que enfrentar una cuarentena. Vamos a aprender en estos días cómo hacerla bien", agregó.

    Hasta ahora, Colombia ha reportado 145 personas contagiadas por coronavirus, incluidos 56 casos en Bogotá. Casi todos los infectados son pacientes que viajaron a Europa y Estados Unidos.

Colombia suspenderá los vuelos internacionales desde el lunes, prohibirá el ingreso de ciudadanos extranjeros y nacionales procedentes del exterior y ordenó a los mayores de 70 años permanecer en sus casas hasta finales de mayo.

El país sudamericano de 50 millones de habitantes también cerró sus fronteras terrestres, fluviales y marítimas, suspendió clases en escuelas, colegios y universidades, al tiempo que impuso restricciones a eventos públicos, espectáculos y el funcionamiento nocturno de bares y discotecas.

Algunos habitantes de Bogotá que salieron a trabajar el viernes se protegían para evitar el contagio de la enfermedad y aseguraron estar listos para medidas más extremas.

"Me parece que son medidas que se tienen que tener no solo a corto sino a mediano plazo dado que países como España y Francia se encuentran en una situación crítica", dijo Felipe Prieto, un supervisor de seguridad de 25 años, quien usaba tapabocas y guantes.

"Los pocos que podamos seguir trabajando tenemos que sostener la economía del país y trabajar como nunca", concluyó.


(Reporte de Luis Jaime Acosta)