Siguen protestas en el marco de paro indígena en Ecuador

·3  min de lectura

QUITO (AP) — Un paro convocado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas seguía el jueves en Ecuador y ocasionaba protestas aisladas en la capital y otras ciudades y bloqueos intermitentes de carreteras en más de la mitad de las 24 provincias de la nación andina. Se trata de nuevas protestas indígenas que demandan al gobierno la reducción del precio de los combustibles, entre otras exigencias.

En horas de la tarde se registraron manifestaciones de cientos de personas en al menos media docena de ciudades, entre ellas Quito, Riobamba, Ibarra, del centro norte andino, y en Cuenca, al sur del país. Aunque las protestas empezaron pacíficamente, luego derivaron en acciones vandálicas y enfrentamientos con la policía, que las reprimió con gases lacrimógenos.

Durante la mañana los manifestantes colocaron enormes piedras, troncos y árboles que impedían el paso de todo tipo de vehículos, incluso ambulancias, en carreteras provinciales. Aunque eran retirados por los agentes policiales, más tarde volvían a ser colocados en las vías. En Quito algunos manifestantes quemaron neumáticos y otros se movilizaban en vehículos sin causar problemas.

Los indígenas piden al gobierno del presidente Guillermo Lasso que baje el precio de la gasolina, desde 2,55 dólares por galón a 2,10 dólares, la fijación de precios de los productos agrícolas y la no extensión de la frontera minera y petrolífera a fin de no permitir su explotación.

Mediante decreto, el mandatario dispuso a los gobernadores provinciales el control del precio de los alimentos en los mercados a fin de evitar la escalada de los costos como producto de la especulación y del bloqueo de las vías entre el campo y las ciudades. Esta acción gubernamental atiende una de las demandas de los indígenas.

El líder de esa Confederación, Leonidas Iza, dijo a la prensa que analizan llevar la lucha desde las provincias hacia la capital “en las siguientes horas, en vista de que no tenemos respuestas del gobierno nacional”.

Esto podría desencadenar la llegada de miles de campesinos e indígenas a Quito, lo que en octubre de 2019 fue el preludio de dos semanas de violentas protestas que estuvieron a punto de derrocar al presidente Lenín Moreno (2017-2021). En esa época protestaban por la eliminación parcial del subsidio al precio de los combustibles.

Hernán Reyes, analista y catedrático de la Universidad Andina, dijo a la AP que “esperemos para bien del país que el presidente Lasso entienda la gravedad de la situación”.

Una de las zonas más conflictivas por la cantidad de bloqueos y por la virulencia de las protestas es la provincia de Cotopaxi, en el centro andino ecuatoriano, de donde es Iza, donde dueños de fincas productoras de flores, brócoli y extractos de frutas, denuncian invasión y amenazas indígenas de destruir tales propiedades, según vídeos y denuncias de la Asociación de Exportadores de Flores, que los agrupa.

El ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, dijo en rueda de prensa que para combatir las inequidades sociales “no necesitamos más conflicto y paralizaciones”.

La situación ha llegado al parecer a un punto muerto, sin acercamientos conocidos entre el gobierno y los manifestantes.

Las protestas se incrementaron el miércoles tras el apresamiento y posterior liberación de Iza, quien deberá afrontar un juicio desde inicios de julio acusado de paralización de servicio público, en alusión al transporte de personas y carga por las carreteras bloqueadas.

No se han registrado manifestaciones de importancia en las ciudades, donde los mercados se mantienen con intermitente abastecimiento de productos agrícolas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.