¿Qué significa que Biden convierta DACA en regla federal?

·5  min de lectura

El gobierno del presidente Joe Biden anunció que busca transformar el programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) en una regla federal para protegerlo de impugnaciones y desafíos legales que pongan en riesgo su existencia.

Desde su creación, en 2012, DACA ha beneficiado a unos 800 mil dreamers, que son los jóvenes que fueron traídos a Estados Unidos de manera ilegal cuando eran niños, antes de 2007. El programa los protege de la deportación y les ofrece permisos de trabajo, pero tienen que renovar su solicitud cada dos años. Actualmente unos 600 mil dreamers están amparados por el programa, pero las autoridades migratorias no aceptan nuevas solicitudes.

Debido a que en el Congreso no hay apoyo bipartidista para darles a los dreamers un camino a la ciudadanía, Biden estima que es necesario blindar DACA de posibles ataques judiciales y cerrar espacios para futuras demandas que pretendan eliminarlo.

“Los dreamers son parte del tejido de esta nación. Sirven en la primera línea de la respuesta a la pandemia. Son estudiantes, empresarios y dueños de pequeños negocios. Muchos prestan su servicio de forma valiente en las fuerzas armadas. Solo han conocido a Estados Unidos como su hogar”, aseguró el presidente al hacer el anuncio.

“Hoy estamos cumpliendo con nuestro compromiso de preservar y fortalecer DACA al finalizar una regla que reforzará las protecciones, entre ellas la autorización para el trabajo, que permite a los dreamers vivir de manera más libre e invertir en sus comunidades de forma más plena”, precisó Biden.

El presidente subrayó que continuará haciendo todo lo que esté en sus manos para impulsar en el Congreso la legalización de los dreamers, pero hasta ahora los republicanos se oponen de manera férrea a un proyecto de ley presentado por los demócratas para ofrecerles a estos jóvenes una vía para legalizar su situación migratoria.

Esfuerzos limitados de Biden

A juicio de los defensores de los inmigrantes, los esfuerzos de Biden para proteger a los dreamers se quedan cortos, puesto que continúa la incertidumbre para miles de posibles beneficiarios del programa. La nueva regla, como apunta la organización UWD (United We Dream), mantiene los mismos requisitos de elegibilidad para DACA de 2012, es decir, no permitiría que se amparen bajo el programa quienes deseen hacerlo por primera vez.

La medida anunciada por Biden entrará en vigor hasta el 31 de octubre y su destino está enlazado a una demanda entablada contra DACA por varios estados republicanos en julio de 2021, en Texas. Como resultado de esa demanda, quienes habían recibido DACA antes del 16 de julio de 2021 pueden solicitar la renovación del programa, pero no quienes desean hacer una solicitud nueva.

Las consecuencias de esta limitación son enormes. Se estima que tan solo este año unos 100 mil jóvenes se graduarán de la preparatoria sin la posibilidad de obtener un permiso laboral o de protegerse de la deportación, lo que repercutirá seriamente en su situación personal y familiar. De acuerdo con el Center for American Progress, existen alrededor de 1,8 millones de personas elegibles para DACA. La mayoría procede de México, y el resto es originario de El Salvador, Guatemala y Honduras, según cifras del gobierno.

En las próximas semanas, se espera que las dudas sobre el futuro del programa se despejen. Un panel de tres jueces federales del Quinto Circuito de Apelaciones se reunirá en Nueva Orleans para determinar si DACA continuará o no.

Activistas a favor de los inmigrantes temen que ese panel emita un fallo negativo para los dreamers debido a que dos de los tres jueces fueron nombrados por el expresidente Donald Trump, cuya administración se caracterizó por sus posturas antiinmigrantes. Si el programa llegara a cancelarse, el gobierno de Biden tendría que acudir a la Corte Suprema, donde tampoco hay garantías para DACA porque la mayoría de los magistrados son de tendencia conservadora.

Quienes están a favor de DACA argumentan que ponerle fin a este programa, creado durante la presidencia de Barack Obama, afectaría cruelmente la vida de cientos de miles de personas que se han convertido en miembros productivos de la economía estadounidense. Los opositores argumentan que DACA ha sido financiado con dinero de los contribuyentes y es una pesada carga en lo que se refiere a atención médica y otros servicios.

¿Quiénes califican para DACA?

La nueva regulación mantendrá los requisitos para ser elegibles para DACA, que son los siguientes:

*Tener menos de 31 años el 15 de junio de 2012

*Tener al menos 15 años de edad al momento de presentar su solicitud

*Haber llegado a Estados Unidos antes de cumplir 16 años

*Haber estado presente en Estados Unidos el 15 de junio de 2012 y al momento de solicitar DACA

*Haber llegado a Estados Unidos sin documentos antes del 15 de junio de 2012 o haber perdido su estatus legal a partir de esa fecha

*Estar inscrito o haberse graduado de la escuela preparatoria o haber obtenido un GED/certificado de finalización. También pueden calificar quienes han sido dados de baja con honores de la Guardia Costera o del Ejército o quienes finalizaron una carrera técnica y/o comercial

*No haber sido condenados por un delito grave, un delito menor importante o tres delitos menores.

La solicitud para la renovación de DACA tiene un costo de 495 dólares. Esta tarifa cubre los costos de autorización para el empleo y servicios biométricos. Algunas organizaciones comunitarias como CHIRLA (Coalición para los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles) aseguran que pueden pagar el costo de la renovación de solicitud a quienes lo requieran e instan a todos los jóvenes que ya están protegidos por DACA a que busquen renovarlo tan pronto como sea posible.