Siete productos que es mejor no comprar nuevos

Los especialistas financieros no dejan de insistir en esto: en todos los tiempos, ahorrar es esencial. Por ello, una de las estrategias más inteligentes que recomiendan se centra en la compra de artículos de uso.

Esta filosofía no es ajustable a todos los productos que nos son necesarios para vivir, pero sí para algunos otros que solemos adquirir recién fabricados y debidamente sellados, pero por los que llegamos a pagar cifras astronómicas.

Como apunta un reporte de CNBC, esto no quiere decir que dejemos de acudir a las tiendas para gastar dinero en artículos nuevos. La idea es aprender a deslindar entre lo que necesitamos, lo que podemos comprar de uso y lo que sí es imprescindible que llegue a nuestras manos casi directamente de la fábrica.

Agencia Chevrolet en Fremont, California. Foto: Ben Margot/AP.

Y no olvidar que el dinero ahorrado gracias a un alquiler o a una compra de uso bien podría ser destinado a la apertura de un fondo de emergencia o de una cuenta de inversión.

1. Autos nuevos

Como a casi nadie le agrada el término “usado” o “de uso”, solemos emplear “de segunda mano”. Esta categoría se identifica con los autos que ya tuvieron un dueño inicial y que son revendidos a través de agencias o de manera directa.

Para la mayoría de las personas, el ahorro que implica adquirir un vehículo de segunda mano es tan sustancial que no deberíamos albergar ninguna duda.

La mejor estrategia debe ser enfocarnos en los autos que son casi nuevos, de un modelo del año anterior y con bajo kilometraje.

“La compra de un automóvil que tiene algunos años y está repleto de funciones puede costar menos que comprar un vehículo más nuevo que solo incluya funciones básicas", dijo Darren Newberry, vicepresidente senior de operaciones de tienda en CarMax, el minorista de automóviles usados.

“Evite los vehículos con daños en la carrocería, por inundación o con un historial de recuperación", aconsejó Newberry.

2. Artículos para bebés

Como los niños crecen a diario, a todas las familias “se le quedan” lo tanto que han adquirido para los suyos. Por eso, la idea de alquilar o comprar mucho de lo necesario cuando ya estos objetos tuvieron un dueño anterior.

Los productos infantiles siempre tienen un tiempo de uso muy limitado. No malgaste comprándolos nuevos. Foto: Getty Image.

Al alquilar, recibir como regalo, pedir prestado o comprar de segunda mano no pocos artículos para bebés, estaremos siempre ahorrándonos una buena suma de dinero. Esta es la opinión de Fran Maier, CEO y fundador de BabyQuip, un servicio de alquiler de artículos para bebés.

Un cochecito de bebé costoso puede valer más de 300 dólares. Sin embargo, su alquiler podría costar de 10 a 15 al día.

Si compra equipos usados, incluidos juguetes, compárelos siempre con una lista de retirada de productos. El sitio web SafeKids.org tiene una lista de retiros por mes. Regístrese para recibir alertas de recogida de productos en la Comisión de Seguridad de Productos para el Consumidor.

En cambio, según Maier, hay que asegurarse de que un asiento de auto de segunda mano nunca haya tenido un accidente.

Esta filosofía se debe extender tanto a la ropa como a los juguetes, que originalmente son extremadamente caros.

Debemos convencernos del valor de comprar de segunda mano en mercados de pulgas y en ventas de garaje. “A los niños simplemente no les importa —insiste ella—. El juguete es nuevo para ellos y se divierten igual”.

3. Una laptop o un móvil de lujo, pero por menos dinero

Usted puede ahorrar cientos de dólares cuando compra productos electrónicos restaurados, y en este sector hay mucho para elegir.

No todo el mundo conoce esta opción, pero grandes marcas como Apple o Samsung ofrecen la posibilidad de adquirir computadoras y móviles renovados. Foto: Getty Images.

“La lista [de lo que está disponible] se está alargando”, afirma Chris Raymond, editor adjunto de electrónica en Consumer Reports, en Yonkers, Nueva York.

En sus páginas webs, Apple y Samsung ofrecen teléfonos renovados, así como computadoras portátiles y de oficina. Sin embargo, hay que tener cuidado. Según Raymond, “no todos los minoristas definen ‘restaurado’ de la misma manera”.

De acuerdo con este ejecutivo, Apple y Samsung harán más que simplemente limpiar un teléfono, sino que también revisarán y reemplazarán muchas de sus partes.

“Terminarás con una batería nueva, una carcasa externa nueva, auriculares nuevos y un cable nuevo —prosigue—. Si compras en el lugar correcto, te harás de un teléfono que parece nuevo y que funciona como un teléfono nuevo”.

Hay que prestarle atención a la garantía. Samsung y Apple ofrecen una garantía de un año.

Un smartphone comprado por esta vía puede costar entre 300 y 500 dólares, aproximadamente la mitad del costo de un teléfono nuevo

4. Ropa de todo tipo para aliviar el bolsillo

Durante décadas, los hombres han alquilado ropa formal; ahora las mujeres también lo hacen.

Tienda de The Rent The Runway en Nueva York REUTERS/Shannon Stapleton

En Rent the Runway, por ejemplo, usted puede hacerse de un vestido caro y deslumbrante que originalmente tiene el valor de una comida de restaurante muy caro o de un mes de alquiler. Por ejemplo, aquí un vestido de noche Badgley Mischka (935 dólares, su valor de primera mano) puede ser alquilado por entre 55 y 70 dólares, dependiendo de la cantidad de días que lo haga.

Esta es una empresa que comenzó con vestidos para eventos especiales y ya hasta se ocupa de ropa de trabajo alquilada a través de una subscripción.

5. Equipos de ejercicios de segunda mano

Esquiar, jugar al hockey, salir de pesca… estos deportes y pasatiempos son necesarios, pero muy caros, si optamos por hacernos con todo lo que se necesita en una tienda de artículos nuevos. La emoción cuesta mucho, ya lo sabemos.

Pero siempre hay una segunda opción.

Por ejemplo, como el costo de equipar a un adolescente para que juegue hockey puede sobrepasar los 1.000 dólares, definitivamente hay que entrar en el mercado del alquiler o de la compra de segunda mano.

En cuanto a acampar, debemos tener en cuenta que esto es algo que no hacemos todos los días. En lugar adquirir de primera mano las tiendas de campaña, las estufas, las mochilas y el resto del equipamiento, lo ideal sería intentar alquilarlos.

6. Equipos de música

Los equipos de música pueden ser extremadamente caros si los adquieres nuevos. Es preferible rentarlos o comprarlos de segunda mano. En el primer caso no se recomienda para una persona que tenga que practicar con un instrumento todos los días, señala el sitio web MoneyTalks.

7. Mascotas

En vez de gastar una fortuna en un perro o gato de raza se recomienda acudir a centros municipales de acogida de animales o a organizaciones como Humane Society y otras y adoptar uno. El trámite es sencillo y barato o gratis; casi todos garantizar las primeras vacunas del nuevo miembro de la familia.

Artículos relacionados que te pueden interesar: