Siete hábitos saludables reducen el riesgo de insuficiencia cardíaca

Por Kathryn Doyle

(Reuters Health) - Los adultos que cumplen los Siete Hábitos

de Vida Simples de la Asociación Estadounidense del Corazón

(AHA, por su sigla en inglés) son menos propensos que el resto a

desarrollar insuficiencia cardíaca, según revela un nuevo

estudio.

Esa lista y la calculadora de la AHA (disponibles en http://bit.ly/1QIE5cO)

se desarrollaron para educar a la población en los hábitos

saludables que reducen el riesgo de padecer un infarto y un ACV.

Y los nuevos resultados indican que también disminuyen las

chances de desarrollar insuficiencia cardíaca, una enfermedad

que impide que el corazón bombee suficiente sangre.

Los Siete Hábitos de Vida Simples son: controlar la presión

y el colesterol, reducir la glucosa en sangre, hacer actividad

física, comer saludablemente, adelgazar y no fumar. La

adherencia a estas siete estrategias se evalúa con una escala de

entre uno y 10 puntos.

"La información previa apuntaba más a la enfermedad

coronaria; no existían demasiados datos sobre la insuficiencia

cardíaca", dijo el doctor Aaron R. Folsom, de University of

Minnesota, y que no participó del estudio.

El equipo de Vanessa Xanthakis, de Boston University, siguió

durante 12 años a 3.201 participantes de la investigación

Framingham Offspring Study. Tenían unos 59 años y 188

desarrollaron insuficiencia cardíaca.

Por cada punto más en la calculadora de salud

cardiovascular, el riesgo de padecer insuficiencia cardíaca caía

un 23 por ciento, según publican los autores en Circulation:

Heart Failure.

Folsom recordó que la AHA considera que no es suficiente

tratar los factores de riesgo y controlarlos cuando aparecen,

sino que la idea es prevenirlos. Aunque son estrategias

preventivas conocidas, aseguró que casi nadie cumple con esos

siete factores ideales, en especial la dieta.

"El consumo de sal también es sorprendentemente alto", dijo.

Cada año, en Estados Unidos hay más de tres millones de casos

nuevos de insuficiencia cardíaca.

Crear ambientes que promuevan la actividad física y

controlar el contenido de los alimentos facilita las decisiones

saludables, según dijo la doctora Veronique Roger, de la Clínica

Mayo, Rochester, Minnesota.

"Adoptar las conductas saludables supera las fronteras del

mundo de la medicina", agregó. "Algunas de esas conductas

demandan enfoques sociales y políticas. No podemos confiar sólo

en los médicos y los enfermeros para hacer esa tarea."

En la investigación Framingham Offspring Study, la calidad

de los datos es clara, pero la muestra se limitó a personas

caucásicas de ascendencia europea, de modo que Roger sugirió

replicar el estudio para analizar esta conexión en otras

poblaciones.

"La insuficiencia cardíaca está aumentando y los infartos

están disminuyendo", dijo Folsom. Pero "eso podría prevenirse".

FUENTE: Circulation: Heart Failure, online 22 de diciembre

del 2015.