Siembras menores a las previstas en EE.UU. provocaron subas del 5,1 y del 4,6% para la soja y el maíz en Chicago

Dante Rofi
·4  min de lectura
"Después de 10 años de estancamiento de la cosecha de soja, el país necesita que se definan estrategias que permitan el despegue en la producción, el agregado de valor y el empleo"
"Después de 10 años de estancamiento de la cosecha de soja, el país necesita que se definan estrategias que permitan el despegue en la producción, el agregado de valor y el empleo"

Los precios de la soja y de maíz subieron hoy hasta los máximos permitidos para una rueda de negocios en la Bolsa de Chicago, luego que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por su siglas en inglés) sorprendió al mercado al estimar las superficies que serán sembradas con ambos granos en la campaña 2021/2022 estadounidense lejos de las previsiones de los operadores e, incluso, de los propios guarismos que el organismo presentó durante su Foro Anual, a mediados de febrero último.

En el caso de la soja, en su informe sobre perspectiva de siembras el USDA estimó el área que será destinada a la oleaginosa en 35,45 millones de hectáreas, que si bien será mayor que los 33,62 millones plantados en la campaña 2020/2021, resultó poco más de un millón de hectáreas inferior a los 36,42 millones calculados por los privados y por el propio organismo en febrero.

Antes de la difusión del informe, la posición mayo de la soja en la Bolsa de Chicago subía US$4,78, pero solo segundos después de conocidas las cifras, las pizarras saltaron hasta el límite máximo permitido, con una ganancia de 25,72 dólares por tonelada y con un valor 527,91 dólares por tonelada. Ese fue finalmente el precio de cierre, un 5,1% arriba de los 502,19 dólares de la jornada precedente.

Dicho valor vuelve a poner a la soja en el nivel de precios más alto desde mediados de junio de 2014, pero todavía la ubica a distancia del récord histórico, de 650,74 dólares del 4 de septiembre de 2012.

Cabe tener en cuenta que durante las cuatro ruedas anteriores la soja se había negociado en baja por la liquidación de contratos de los fondos de inversión especuladores, que ante la chance de que la siembra de soja fuera mayor a las expectativas iniciales optaron por retirar ganancias. Esos mismos actores fueron hoy los responsables de las subas, al reingresar en un mercado que promete generarles aún más ganancias, dada la escasez actual de soja en el mercado estadounidense por la celeridad de sus exportaciones y, ahora, por la posibilidad de que el volumen de la próxima cosecha 2021/2022 no resulte suficiente para alivianar la ajustada relación entre la oferta y la demanda.

Soja: prorrogaron un mecanismo de control y muestreo

Respecto del maíz, en su reporte el USDA estimó el área de siembra en 36,88 millones de hectáreas, levemente arriba de los 36,75 millones cubiertos en el ciclo 2020/2021, pero debajo de los 37,72 millones de hectáreas calculados por los operadores y de los 37,23 millones previstos por el organismo en febrero.

Minutos antes de la publicación del trabajo oficial la posición mayo del maíz en Chicago retrocedía US$0,89 y desde ahí saltó a ganar US$9,84 –el máximo permitido para una rueda– y a negociarse a 222,13 dólares por tonelada, valor con el que terminaría la rueda, un 4,6% arriba de los US$212,29 del martes.

El actual nivel de precios del maíz es el mayor desde mediados de julio de 2013, pero también sigue lejos del récord histórico, de US$327,25 por tonelada, del 21 de agosto de 2012.

Tanto en soja como en maíz, si bien las subas responden a datos puntuales sobre la campaña de siembras 2021/2022 en EE.UU. –se inicia en estos días con la implantación del cereal–, sus repercusiones marcan tendencia para los precios en países como la Argentina o Brasil, que tienen en las exportaciones de ambos granos y de sus subproductos una de las vías más importantes para el ingreso de divisas.

La demanda elevó hoy sus ofertas por la soja argentina para las entregas sobre el Gran Rosario de 320 a 332 dólares por tonelada, con interesados dispuestos a subir hasta los US$335 por lotes grandes.

Por maíz la exportación mejoró sus propuestas de 195 a 202 dólares por tonelada para Rosario; de 215 a 225 dólares para Bahía Blanca, y de 215 a 220 para Necochea.

Las subas externas repercutieron sobre los precios de exportación. En efecto, los valores FOB en los puertos argentinos que a diario releva el Ministerio de Agricultura crecieron hoy de 498 a 522 dólares por tonelada para el poroto de soja; de 1170 a 1215 dólares para el aceite; de 420 a 445 dólares para la harina, y de 234 a 243 dólares para el maíz.

Según datos de Agricultura al 24 de marzo, de los 12,77 millones de toneladas de soja 2020/2021 comercializados solo 5,75 millones contaban con precio firme, sobre una cosecha estimada por el organismo en 47 millones de toneladas y con un stock inicial previsto en 8,95 millones.

Respecto del maíz, con precio firme se encontraban negociados 15,14 millones de toneladas, sobre 33/34 millones que constituirían el saldo exportable 2020/2021.