Los shoppings también se presentaron en la Justicia para poder abrir

María Julieta Rumi
·2  min de lectura
Compras de navidad en el shopping Alto Palermo
Ignacio Sánchez

La Cámara Argentina de Shopping Centers presentó hoy un amparo en el Juzgado Contencioso Administrativo Federal N° 6 para que los establecimientos puedan volver a funcionar después de que cerraran nuevamente el viernes pasado tras la sanción del DNU 241, que suspendió la actividad en centros comerciales.

De esta forma, la cámara siguió la misma estrategia que la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (Ahrcc) e hizo una presentación colectiva, a la que se le sumarán planteos individuales, como el que ya realizó Fortin Maure, propietaria y administradora de El Solar y Recoleta Urban Mall.

El Gobierno anunció 87.000 créditos para la construcción

En la misma línea, el lunes dos gimnasios porteños presentaron amparos después de que el Gobierno de la Ciudad informara que las restricciones los incluían, por lo que debían cerrar a menos que tuvieran espacios al aire libre.

“Pedimos dos cosas. Una medida cautelar para que se vuelva al decreto 235 del 8 de abril, que decía que podían operar con el 30% de ocupación, y la cuestión de fondo es que se declare inconstitucional el DNU 241. Sabemos que las restricciones por 15 días se van a prorrogar y el año pasado los gimnasios estuvieron cerrados seis meses y este año no hay ATP. Esto favorece a las grandes cadenas que tienen otra espalda, mientras que los gimnasios de barrio cierran”, aseguró el abogado Federico Lagorio, apoderado de Jorge Vázquez, titular de la habilitación del gimnasio Target Gym, ubicado en avenida Cabildo 3030, en el barrio porteño de Núñez. La presentación recayó en Juzgado Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad número 24.

El otro amparo lo hizo el abogado Alejandro Binay, dueño de Saturn Gym Fitness, ubicado en el barrio porteño de San Cristóbal, y salió sorteado el Juzgado Contencioso Administrativo Federal N°9.

Lo que hizo el Gobierno de la Ciudad está mal, porque hay una contradicción entre el decreto 241 y el anterior, el 235, ya que el primero habla específicamente de gimnasios y el segundo de la parte recreativa. El Gobierno porteño imagina que estamos comprendidos y fue por lo más abarcativo y no por lo menos. En ese sentido, le pedí al juzgado que se aclare hasta dónde se quiso llegar con esa denominación y solicito la inconstitucionalidad del artículo”, explicó Binay en diálogo con LA NACION, y señaló que, si bien se presentó por Saturn Gym Fitness, aclaró que hay otros 152 locales de la Unión de Gimnasios Argentinos (UGA) en la misma situación que podrían adherirse al amparo.