Alertan sobre los peligros del nuevo desafío viral entre adolescentes: 'Shell on'

En las redes sociales se está popularizando una nueva locura: consumir alimentos con su envoltorio, ya sea cáscara, plástico, cartón o papel. En inglés se le llama “shell on”, o sea, con cáscara, con cubierta.

Aunque el desafío suena menos alarmante que el Tide Pod Challange de hace unos meses en el que los adolescentes se filmaban ingiriendo detergente para la ropa, la comunidad médica se manifestó preocupada y advirtió sobre las consecuencias.

Getty Creative.

El material orgánico como las cáscaras de frutas no suele ser peligroso. La cáscara se usa a menudo en recetas (como la cáscara de limón)”, dijo Max Plitt, un médico de Chicago, al NY Post. “Comer plástico, por otro lado, puede ser peligroso. Se ha sugerido que el BPA influye en las hormonas. Los químicos en el PVC como el cloruro de vinilo se han relacionado con los cánceres”, agregó.

Bajo el título “Comerás tu almuerzo con o sin envoltorio, un video reciente en Snapchat muestra a Liam Hamm, un estudiante de segundo año en McClintock High School en Tempe, Arizona, mordiendo una bolsa de plástico con zanahorias.

“Comúnmente la gente hace el desafío con cosas como las bananas y las naranjas, pero no tenía, así que mordí el plástico para comer una zanahoria”, dijo Hamm a The Arizona Republic. “Lo ingerí, y no he tenido ningún problema de salud”, continuó entre risas.

Quien dobló la apuesta fue un adolescente que, a través de un video publicado el lunes en YouTube, se jacta de comer plátano y naranja con cáscaras y otros alimentos envueltos en cartón.

Lo que para algunos es divertido, para otros es un espanto. Así se manifestaban algunos usuarios en Twitter sobre el #shellonchallange.

¿Por qué vivo en una generación donde existen desafíos como el desafío ‘shell on’?”, se cuestionó @jsttht1kid.

No me di cuenta de que perdería todo el entendimiento de los adolescentes tan rápidamente, pero solo vi esta cosa de Snapchat llamada “Shell on Challenge” y honestamente me gustaría decir qué diablos”, confesó @courtgourt.

De momento no hay ningún caso conocido que haya ido a parar al hospital, pero parece ser cuestión de tiempo. El “shell on” se suma a otros peligrosos desafíos como el de la sal y el hielo, el de los chiles picantes y el de la canela, por solo mencionar algunos.