Shakira y Piqué, así ha sido su primer y tenso encuentro de 2023

Primer desencuentro de 2023 para Shakira y Gerard Piqué. ¿El motivo? El espontáneo e inesperado ‘debut’ de su hijo Milan, de 9 años, como comentarista en Twitch durante la retrasmisión de la ‘Kings League’, liga de fútbol virtual presidida por el ex futbolista. Una aparición en la que el pequeño se mostró cómodo y desenvuelto ante las cámaras y en la que presumió de complicidad con su padre, pero que no habría sentado nada bien a la cantante.

Y así lo ha hecho saber su entorno, asegurando que “en ningún caso” Shakira “dio su consentimiento previo ni fue consultada respecto a la participación de su hijo mayor en la retransmisión de un evento de la empresa de Gerard Piqué en una discusión de contenido adulto”.

Shakira estalla contra Gerard Piqué por la aparición de su hijo en programa de Twitch

Un nuevo frente abierto tras el que la artista y el ex futbolista han vuelto a verse las caras aunque su reencuentro ha sido bastante tenso y no se han dirigido la palabra en ningún momento. La ex pareja ha coincidido en el primer partido de beisbol del año de Milan, que ha disputado este domingo con su equipo un Torneo Indoor en un colegio de Gavá, Barcelona.

Un encuentro que se saldó con victoria y en el que el pequeño contó con el apoyo desde las gradas de sus famosos papás, juntos pero no revueltos demostrando que su relación sigue siendo ‘nula’ en este inicio de 203. Y es que mientras Piqué siguió el partido en un extremo del polideportivo con sus padres, Joan Piqué y Montserrat Bernabeu, Shakira - con el pelo suelto y una sudadera de estampado tropical - lo hizo en el otro acompañada por su madre, Nidia Ripoll, y por su hermano Tonino.

Sin embargo, hubo un momento en el que estuvieron a pocos metros, puesto que ambos posaron para la foto de grupo con la que los niños inmortalizaron su victoria en el torneo y que el club ha compartido en sus redes sociales. Gerard, de lo más sonriente en el centro de la imagen y la cantante, a la derecha de la misma con su madre, su hermano y sus hijos, con los que una vez más se mostró especialmente cariñosa.

Mientras el ex futbolista abandonó el lugar sin ser captado por las cámaras, sus padres se dejaban ver de lo más sonrientes minutos antes de que Shakira saliese del centro con su familia. Muy discreta, sin embargo, ha evitado pronunciarse sobre su decisión de quedarse en Barcelona por el momento, a la espera de que la delicada salud de su padre, William Mebarak, le permita trasladarse a Miami. Una mudanza que no tiene fecha y que, según algunas fuentes, podría alargarse hasta marzo o incluso hasta junio para que sus hijos Milan y Sasha finalicen el curso escolar en España.