Sexo, psicodélicos e impulsos asesinos: ¿Sabemos demasiado sobre Will Smith?

·4  min de lectura
(Matt Hayward/Getty Images)

Me preocupa saber demasiado sobre Will Smith. Sé que elaboró una lista de mujeres hermosas a las que quería invitar a su harén personal, y que Halle Berry era una de ellas. Sé que él y su esposa, la actriz, Jada Pinkett Smith, se sintieron tan mal juntos que decidieron tener una relación abierta, y que Pinkett Smith tuvo una breve aventura con un rapero llamado August Alsina. Sé que una vez Smith contempló la posibilidad de empujar a su padre en silla de ruedas por las escaleras como represalia por los abusos que infligió a su madre cuando era niño. No sé cuándo fue la última vez que Smith defecó, pero me imagino que es fácil averiguarlo si hago una rápida búsqueda en Google.

En los últimos años -y desde que Pinkett Smith lanzó su programa de chat en Facebook Red Table Talk, que es una confesión de los temas más candentes-, la familia Smith ha sido la más destacada de las celebridades que han contado la verdad, respondiendo a preguntas profundas y personales que nadie estaba preguntando especialmente. Pinkett Smith ha revelado que su marido no siempre sabe cómo satisfacerla sexualmente, ha hablado del éxito de su rejuvenecimiento vaginal no quirúrgico, de sus antiguas adicciones al alcohol, el éxtasis, el cannabis, el sexo y la pornografía, y de que no es en absoluto una ciencióloga.

Smith, por su parte, ha confesado lo siguiente: que estaba profundamente celoso de la amistad de su mujer con el difunto Tupac Shakur; que una vez se pasó y se enamoró perdidamente de la que fue su compañera de reparto, Stockard Channing; y que tuvo una crisis de mediana edad que le llevó a pasar semanas de soledad, viajes internacionales y experimentos con ayahuasca. En el tráiler de la próxima docuserie de Smith en YouTube, que relata su aumento de peso y su posterior viaje de salud y ejercicio, revela que una vez consideró el suicidio.

Tal apertura proviene, al menos según Pinkett Smith, de un lugar saludable. Ella dijo a NPR en 2019 que -después de trabajar sustancialmente en su matrimonio y en su propia salud mental- llegó a creer que la curación solo puede venir con total franqueza. “Simplemente me di cuenta de que en parte de mi crecimiento, las mujeres y las personas que tuvieron el valor de ser muy transparentes conmigo con ciertos aspectos de su viaje, realmente ayudaron a mi viaje tremendamente”, afirmó. “Me dije: ¿por qué no hablamos de esto más a menudo? ¿Por qué es un secreto por el que pasa la gente?”.

Pero en una época en la que las grandes estrellas tienden a divulgar muy poco sobre su política o su vida sexual, lo que hace que el perfil de muchas celebridades sea anodino, esto es refrescante aunque increíblemente extraño. La familia Smith tiene algo de excitante y libre -Red Table Talk, especialmente, es uno de los pocos negocios paralelos de los famosos que cumple su promesa de franqueza real- pero también los deja un poco agotados como personas. Cada pocas semanas, pero sobre todo con los estrenos en noviembre de las nuevas memorias de Smith y de su película King Richard, candidata al Oscar, parecen surgir nuevas revelaciones personales, hasta el punto de que casi se ha convertido en un chiste. “Todo lo que sé sobre el matrimonio de Jada y Will lo he aprendido sin mi consentimiento”, decía un tuit viral el mes pasado.

No cabe duda de que se les ha humanizado, y estoy seguro de que muchos se habrán sentido reconfortados por la negativa de la pareja a plegarse a unas expectativas poco realistas de monogamia, matrimonio y familia. Es bueno, después de todo, ver a una de las parejas más famosas del mundo admitir que, en realidad, las relaciones a largo plazo pueden ser realmente difíciles de navegar. Sin embargo, significa que es más difícil que Smith y Pinkett Smith desaparezcan. Sabemos tanto de ellos como personas que verlos interpretar a otra persona en la pantalla -como en King Richard, o la próxima Matrix Resurrections, en la que Pinkett Smith retoma su papel de la trilogía original- resulta menos convincente.

Leer más: Papel de Will Smith en The Fresh Prince of Bel Air se reajusta para el reboot

Los Smith ya no son estrellas de cine intocables que destilan glamour y misterio, sino normas de mediana edad con tantos cuelgues sexuales y retazos de acritud psicológica como tú. Probablemente ese haya sido el objetivo de todo esto -sobre todo cuando los detalles del matrimonio de los Smith siempre parecían ser objeto de cotilleo cuando ellos se quedaban callados al respecto-, pero eso no lo hace menos decepcionante como fan de su actuación. Cuando veo a Will Smith en una película, quiero dejarme llevar por su actuación. No quiero preguntarme si se filmó antes o después de que él -como un dudoso regalo para el cumpleaños de su esposa- rastreara a los descendientes de la familia blanca que una vez fue dueña de sus antepasados.

Relacionados

Will Smith revela que se enamoró de su coprotagonista Stockard Channing: “Ansiaba desesperadamente verla”

Jada Pinkett Smith comparte detalles sobre vida sexual con Will Smith con Gwyneth Paltrow

Jada Pinkett Smith no está “avergonzando” a su esposo, está diciendo lo que debería decirse

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.