El kirchnerismo rechazó la ejecución presupuestaria del primer año de Macri

·4  min de lectura
Cristina Kirchner
Fabian Marelli

El oficialismo aprovechó la primera sesión presencial del año en el Senado para embestir duro contra el expresidente Mauricio Macri, convertido en el blanco predilecto de sus críticas desde que empezó la campaña electoral. En este marco, rechazó la ejecución del presupuesto de su primer año de gestión y le reprochó, además, que no concurra mañana a prestar declaración indagatoria por supuesto espionaje ilegal a familiares de las víctimas del submarino ARA San Juan.

“Macri (de viaje en Estados Unidos) está jugando a la escondidas para no concurrir a prestar declaración indagatoria por el espionaje ilegal a los familiares de los tripulantes del ARA San Juan. Dudo mucho que vuelva. No se anima a comparecer ante el juez y responder sus preguntas. Por eso ahora inventó esto de dar clases en el exterior: no tengan dudas, Macri no va a volver”, acicateó el senador kirchnerista Oscar Parrilli.

La cordobesa Laura Rodríguez Machado, de Juntos por el Cambio, tomó el guante. “Macri no tiene fueros. No nos preocupa –retrucó-. No tenemos miedo. Si ustedes no tuvieran miedo, Cristina Kirchner renunciaría a sus fueros , pero se protege con ellos de las denuncias en su contra”.

La oposición cuestiona el proyecto del Gobierno que permite al Estado discutir condiciones laborales de las empresas

Envueltos en la puja electoral, oficialistas y opositores no se dieron tregua a lo largo de la sesión. El kirchnerismo, no obstante, sacó ventaja con su mayoría y rechazó la cuenta de inversión 2016, esto es, la ejecución del presupuesto durante su primer año de gestión. Alegó que el gobierno macrista autorizó, por decreto y sin aprobación del Congreso, un fuerte incremento de distintas partidas presupuestarias, entre ellas la del endeudamiento.

La oposición rechazó las críticas: insistió que la cuenta de inversión fue aprobada por los órganos técnicos de la Auditoría General de la Nación (AGN) y recordó que el presupuesto 2016 -que Macri luego modificó- había sido aprobado el año anterior por la mayoría kirchnerista sin el respaldo de Juntos por el Cambio, pese a que esta fuerza se anticipaba como la ganadora de los comicios presidenciales de 2015.

Esteban Bullrich en el Senado
Esteban Bullrich en el Senado


Esteban Bullrich en el Senado

“Hay que recordar varias cosas –arrancó la tucumana Silvia Elías de Pérez-. El gobierno de Macri gobernó con minoría en las dos cámaras; los decretos que dicto pudieron haber sido objetados, pero nadie lo hizo pese a que la oposición era mayoría. Nadie acudió a la Justicia tampoco. Ahora quieren rechazar una cuenta de inversión cuando no pueden resolver los problemas reales que tiene la Argentina tras haber obtenido el peor de los resultados en una elección. Ahora vienen y dicen: ‘Ah, pero Macri’” .

El presidente de la Comisión Mixta Revisora de Cuentas, el oficialista Mario Pais, justificó la decisión de su bloque de rechazar la cuenta de inversión macrista. “No es la primera vez que se rechaza una cuenta de inversión, esto no es ninguna ignominia, solo es la voluntad y el juzgamiento político del Congreso en su potestad de controlar la ejecución del presupuesto nacional”, alegó, y recordó que la actual oposición también rechazó las cuentas de inversión de los años de gobierno kirchnerista.

Diego Santilli dijo que Juntos por el Cambio apoyará un acuerdo con el FMI y afirmó: “El rol de la oposición es dar gobernabilidad”

“Tanto por decreto de necesidad y urgencia como por decisiones administrativas el gobierno de Macri alteró sustancialmente el programa político y económico del Estado y se ignoró al Congreso excediéndose en las facultades previstas en la ley de administración financiera y de la Constitución. Se incrementó la deuda exponencialmente, se disminuyeron los recursos del Estado, instrumentaron una devaluación fenomenal en los primeros meses y se evitó al Congreso con la excusa de que el presupuesto no representaba la voluntad política del Poder Ejecutivo”, enfatizó.

A su turno, Rodríguez Machado insistió que el oficialismo quiso utilizar la primera sesión especial para embestir contra el expresidente con fines proselitistas. “Este circo que montaron hoy para pegarle a Macri y así restarle votos, les quiero decir que no va a funcionar porque la gente no es tonta y ya se lo demostró el pasado 12 de septiembre. La gran fuerza de Juntos por el Cambio los liquidó en las PASO”, sentenció.

Tras el debate, el oficialismo se impuso por 40 votos afirmativos contra 19 negativos. Fue el final de una sesión dominada por las críticas cruzadas y las chicanas, apenas matizada por unos interregnos de tregua, como cuando oficialistas y opositores aprobaron por unanimidad la declaración contra Chile por pretender ampliar sobre territorio argentino su plataforma continental y cuando estallaron los aplausos para celebrar la presencia del senador Esteban Bullrich, afectado por Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.