El servicio penitenciario ruso pide a los tribunales que encarcelen a Navalni

Agencia EFE
·2  min de lectura

Moscú, 12 ene (EFE).- El Servicio Penitenciario Federal (SPF) de Rusia se ha dirigido a los tribunales para que impongan una pena de cárcel al líder opositor, Alexéi Navalni, por incumplir con la obligación de personarse en sus oficinas por un antiguo caso penal.

El SPF solicita convertir en una pena real los 3,5 años de cárcel de condena suspendida que la Justicia rusa impuso en 2014 a Navalni por un caso de estafa y lavado de dinero a la compañía "Yves Rocher Vostok", según informó hoy el periódico "Nóvaya Gazeta".

Navalni, que se encuentra convaleciente en Alemania desde que fuera ingresado en agosto en una clínica en Berlín después de ser envenenado en Siberia con el agente químico Novichok, ha asegurado que volvería a Rusia, pero no ha precisado cuándo.

El pasado 28 de diciembre el SFP informó en un comunicado que Navalni, al que acusó de negarse "al control por parte de la inspección penitenciaria", tenía hasta el 29 de diciembre para personarse en sus oficinas en Moscú.

Recordó que, según la revista Lancet, que publicó en diciembre el análisis médico del opositor, Navalni fue dado de alta el 20 de septiembre y el 12 de octubre ya había superado "todas las secuelas" de la enfermedad.

La legislación contempla un castigo para dichos casos, entre los que figura la anulación de la pena suspendida y su sustitución por una real, es decir, tres años y medio de prisión.

El líder opositor comentó hoy en su cuenta de Twitter que el presidente ruso, Vladímir Putin está tan molesto con que sobreviviera al envenenamiento "que ordenó al SPF que acudiera a los tribunales y exigiera el cambio de mi pena suspendida a una real".

Navalni subrayó que la pena suspendida de 3,5 años de prisión expiró el 30 de diciembre, cuando concluía el período de prueba al que estaba sometido.

Y recordó que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos le dio la razón al dictaminar en 2017 que las sentencias contra el opositor y su hermano Oleg, que sí fue a prisión, fueron "arbitrarias".

Precisamente, debido a sus antecedentes penales Navalni fue inhabilitado y no pudo enfrentarse a Putin en las elecciones presidenciales de marzo de 2018, en las que este último fue reelegido.

El 29 de diciembre el Comité de Instrucción de Rusia también incoó un caso penal por fraude contra el opositor, que se habría apropiado de casi 4 millones de euros recaudados por varias organizaciones no gubernamentales.

Esto ha llevado a algunos analistas a especular con que, aunque dice que es libre de volver, el Kremlin está poniendo trabas al regreso de Navalni.

Navalni irritó al Kremlin a finales de 2020 al publicar dos vídeos en los que acusa al Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) de estar detrás de su intento de asesinato.

(c) Agencia EFE