Serie de vampiros regresa a Demián Bichir a la cocina

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 21 (EL UNIVERSAL).- En su nueva serie de drama y suspenso, "Déjame entrar", el nominado al premio Oscar, Demián Bichir vio reunidas dos de sus pasiones: el arte y la cocina.

El actor formó parte de un panel en el marco de la presentación de la serie de Paramount+ donde interpreta a Mark, cuya vida cambió luego de que su hija Eleanor (Madison Taylor Baez) se convirtió en un vampiro hace diez años.

Mientras trata de que la vida de su hija esté segura al tenerla encerrada en casa, busca proporcionarle la sangre humana que necesita para seguir viva y mantiene un trabajo en un restaurante, así como Demián, de 59 años, hizo cuando llegó a Estados Unidos.

"Cuando me mudé a Nueva York, cuando tenía 22 años, intentando aprender inglés, trabajé en un restaurante mexicano y sabía todo lo que pasaba detrás", señaló el mexicano.

Durante el panel, Bichir estuvo acompañado por sus coprotagonistas Tony Anika Noni Rose, Grace Gummer y Taylor Baez, entre otros.

"Tiempo después un amigo y yo abrimos un restaurante en México que ha estado ahí por 22 años y todo el trabajo que hemos hecho ahí…", continúo relatando.

"Yo entro a la cocina todo el tiempo, cocino, amo cocinar, amo el proceso de cocinar porque es muy similar al teatro: escoger los productos y elementos correctos y estar seguro de que todo está bien en la mesa antes de comenzar a cocinar. Es muy similar al arte en general, así que todo eso me ayudó mucho, además en términos de cómo estar en el trabajo, quién es quién en la cocina y cómo funciona esta dinámica. Estuve feliz de que mi personaje fuera un cocinero", compartió.

La serie de diez episodios está basada en la novela y película sueca original, y según es descrita, tendrá una lente naturalista en la fragilidad, la fuerza y la compasión humanas.

Bichir, quien se declaró fan de las historias suecas, es también uno de los productores de la historia cuya fecha de estreno está próxima a anunciarse.

"Tenía curiosidad sobre cómo Andrew (Hinderaker, productor) iba a transformar dos hermosas horas (de la película) en diez y estaba asombrado con cómo él pudo añadir hermosas capas en los personajes".