Serie “The Eddy” explora el jazz en una París multirracial

RUSSELL CONTRERAS
1 / 4

THE EDDY

Andre Holland, izquierda, y Joanna Kulig en una escena de "The Eddy" en una imagen proporcionada por Netflix. La serie musical dramática es una colaboración entre el director de “La La Land” Damien Chazelle y el ganador de seis Grammy Glen Ballard. (Lou Faulon/Netflix via AP)

RIO RANCHO, Nuevo México, EE.UU. (AP) — El trompetista de jazz Miles Davis caminaba junto al río Sena y se sentía libre. Louis Armstrong buscó refugiarse del sur estadounidense de la época de la segregación en el Hôtel Alba Opéra de París. La bailarina Josephine Baker impresionó al público en el Folies Bergère antes de unirse a la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial.

Para los artistas afroestadounidenses, París existió por mucho tiempo como un refugio que les permitía experimentar su humanidad, pese a las contradicciones y tensiones raciales propias de la ciudad. Una visita a la urbe les abría las posibilidades y agrandaba sus sueños.

“The Eddy”, una nueva serie de Netflix de drama musical que se estrena el viernes, busca rendir homenaje a esos encuentros al tiempo que saluda a la Nueva Ola del cine francés de fines de los 50, a los refugiados, los abusados y, claro, al jazz.

Desarrollada en los márgenes de París, la serie sigue al inmigrante afroestadounidense Elliot Udo, interpretado por André Holland, mientras trata de mantener a flote su club de jazz, The Eddy, al tiempo que cuida de una hija estadounidense birracial aquejada de problemas, Julie, encarnada por Amandla Stenberg.

Elliot crea una banda de músicos del norte de África, Haití, Cuba, Estados Unidos y el este de Europa que atrae a un público igualmente diverso lejos de los cafés y museos de París. Pero parece que todo y todos quieren acabar con el experimento, desde la policía hasta el bajo mundo de los promotores musicales entrometidos.

Mientras tanto, unos músicos marroquíes ambiciosos buscan llamar la atención de Elliot fusionando hip hop francés con tradiciones musulmanas.

La idea para la serie de ocho episodios surgió de un viejo sueño del ganador de seis Grammy Glen Ballard de contar la historia de una banda de jazz que hace música en la París actual. Organizó a un grupo con músicos en activo que incluye a la actriz y vocalista Joanna Kulig, de la aclamada cinta de 2018 “Cold War” (“Guerra Fría”), y a la percusionista croata Lada Obradovic.

“La misión para mí era conectar a jóvenes oyentes y espectadores con lo que el jazz realmente podría ser”, dijo Ballard a la AP en una entrevista desde su apartamento en París. “Comenzó conmigo escribiendo canciones en 2008 sobre este mítico club de jazz... París nunca renunció al jazz”.

Y ese club de jazz mostraría al París nuevo y real, dijo Ballard.

Dirigida por Damien Chazelle, ganador de un Oscar por “La La Land” (“La La Land: una historia de amor”), la serie retrata la rigidez que enfrenta el jazz de las fuerzas tradicionalistas y modernizadoras, justo como se ve en la cinta nominada al Premio de la Academia de 2016. Pero a diferencia de “La La Land”, la serie de Netflix no busca blanquear esos temas y confronta los asuntos de raza y pobreza de los que surge el jazz.

Esa complejidad y los temas en torno a una París multicultural es lo que atrajo a la políticamente activa Stenberg al proyecto, dijo la actriz. Stenberg fue elogiada por su papel en la película de 2018 “The Hate U Give” (“El odio que das”), sobre una estudiante que atestigua un asesinato cometido por la policía.

“Era súper importante para mí. No creo que ese aspecto de la serie estaba necesariamente basado en el guion”, dijo Stenberg. “De alguna manera se volvió una responsabilidad que André y yo sentíamos que debíamos honrar y retratar fielmente a través de los lentes que nos dieron”.

Pero la serie sí busca dendir homenaje a los inmigrantes afroestadounidenses que ayudaron a preparar el camino para una París racialmente más segura.

En una conmovedora escena, Elliot habla con su hija tras darle un ejemplar de la colección de ensayos de James Baldwin, “The Price of the Ticket”, con sus obras sobre raza e identidad.

“Hay mucho más de donde vino eso”, le dice a su hija mientras mira su pelo con un nuevo estilo natural. Entonces mira hacia París. “¿Sabes? Hay toda una historia de nosotros en este lugar”.

El multitalentoso Jowee Omicil, quien toca el saxofón en “The Eddy”, dijo que todavía le cuesta trabajo creer que tuvo la oportunidad de retratar un jazzista en París, algo que muchos de los grandes antes que él no llegaron a hacer.

“Es increíble porque, sí, Lee Morgan no tuvo la oportunidad de hacerlo, no pudo hacer un personaje en el que está realmente tocando. Increíble”, dijo Omicil, quien es haitiano-canadiense y debuta con este papel.

El bajista nacido en La Habana Damián Nueva Cortés también debuta en esta producción. En un episodio, su personaje lucha con la adicción y el desamor. Termina con una improvisación afrocubana en un restaurante de París que es festiva y dolorosa a la vez .

“Escribí esa canción para mi abuela”, dijo Nueva Cortés. “Y actuarla... es como si estuviera en un trance”.

El público estadounidense está acostumbrado a consumir películas y series sobre raza desde su propia óptica asimilada. “The Eddy” busca llevar a esos espectadores a Europa, donde la raza y la etnicidad también tienen un papel en la manera en la que viven poblaciones similares.

Ballard dijo que esta reunión de gente diferente en “The Eddy” es representada a través del jazz, nota por nota, con espacios para los solos de lo inexplorado.

___

Russell Contreras está en Twitter como http://twitter.com/russcontreras.