Sergio Urribarri aseguró que no hay pruebas de corrupción en su contra y se definió como una “amenaza” para la oposición

·1  min de lectura
Sergio Urribarri
Twitter @SergioUrribarri

Tras ser condenado a ocho años de prisión por delitos de corrupción, hecho por el que el Gobierno lo desvinculó como embajador en Israel, Sergio Urribarri insistió esta mañana en que durante el juicio no se presentaron pruebas en su contra y denunció que “hay un vínculo muy directo” entre el Ministerio Público Fiscal de Entre Ríos y la oposición.

“En ninguno de los casos por los que se me juzgó se pudo comprobar, no hay testigos, no hay pruebas. Cuando se trata de fundar la sentencia faltan hojas, pruebas”, se defendió el exgobernador entrerriano en declaraciones radiales.

Urribarri habló de la “liviandad” de la sentencia, del “mamarracho de la condena”. En diálogo con Ernesto Tenembaum por Radio con Vos, el referente del peronismo dijo: “Gracias a Dios hay una instancia de apelación, medida que se presentó hace 48 horas”.

Noticia en desarrollo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.