Sergio Pablos aterriza con "Klaus" en los Óscar: "No podemos pedir nada más"

Agencia EFE

Los Ángeles (EE.UU.), 6 feb (EFE).- Tras hacer historia con sus triunfos en los Bafta y los Annie, la película española "Klaus" desembarca en los Óscar y su director Sergio Pablos dijo a Efe que sus opciones al premio de película animada "no son muy altas", pero aseguró que después del éxito del filme no pueden pedir "nada más".

"Klaus", la segunda película española en optar a la estatuilla de mejor cinta de animación tras "Chico & Rita" (2010), competirá el domingo frente a "How to Train Your Dragon: The Hidden World", "I Lost My Body", "Missing Link" y "Toy Story 4".

Defensor del dibujo tradicional frente a la revolución digital, algo que casi le convirtió en un "predicador en el desierto", Pablos regresa con esta entrañable producción navideña de The Spa Studios y Atresmedia Cine para Netflix a California (EE.UU.), donde estudió animación y trabajó para compañías como Disney o Illumination.

Pregunta: Cuando se anunciaron las nominaciones, se hizo viral un vídeo de vuestro equipo explotando de alegría. ¿Seguís volando o ya habéis aterrizado?

Respuesta: Nos habíamos relajado hasta los Annie (los Óscar de la animación) y ahora estamos otra vez en una nube. Fue una noche muy especial. Tuvimos que escoger: "Vamos a los Goya o vamos a los Annie". Enviamos a parte del equipo a los Goya y otros vinimos aquí... Y escogimos bien (risas).

P.- Supongo que también es especial que el propio gremio de la animación honre su trabajo en los Annie.

R.- El reconocimiento de siete nominaciones ya era importante, veníamos muy contentos. Y pensábamos que de siete alguna caería. Lo que no esperábamos es que, una tras otra, nos dieran absolutamente todas. Y ver subir a todo mi equipo y recibir atención y reconocimiento fue la parte que más me emocionó.

P.- Junto a la nominación llegan muchos actos y compromisos, como el almuerzo de candidatos al Óscar.

R.- Es un poco extraño (sonríe). No estamos muy acostumbrados a estar alrededor de celebridades. Pero bueno, creo que salimos airosos, no nos tropezamos, no le tiramos el vino a nadie (...). A mí en la foto me pusieron detrás de Brad Pitt. Como si esto (señalando su cara) no fuera ya malo, encima ponme al lado de Brad Pitt y por comparación empeora aún más (sonríe).

Era todo muy cordial. Nos dieron la foto de los candidatos e insistieron mucho en que, a partir de ahora, cuando se refieran a nosotros tienen que decir "nominado a la Academia". Pero no creo que esto en las reuniones de padres del colegio se respete (sonríe).

P.- Tú te formaste aquí, en Calarts. ¿Qué recuerdas de esos años?

R.- Fueron muy bonitos. Quería ser animador desde muy pequeñito y fue la primera vez que encontré un sitio donde enseñaban lo que quería aprender (...). Normalmente, el niño que dibuja es el niño que está en el rincón, el que no juega al fútbol, al que le cuesta encontrar su tribu (sonríe). Pero cuando llegué a Calarts, encontré mi tribu y me sentí muy en casa.

P.- Luego trabajaste para Disney. ¿Qué fue lo más importante que aprendiste ahí?

R.- Descubrí que tenía un amor por contar historias que no había explorado. Yo solo quería dibujar personajes, pero cuando vi todo el proceso de crear una película, las diferentes ideas que se barajan, eliminan o recuperan, me pareció fascinante.

Cuando regresé a España, eso me hizo empezar una nueva carrera (...). Me dediqué un buen tiempo a aprender y a fallar, ya que se aprende fracasando. Fracasé unas cuantas veces, seguramente alguna más de las necesarias (sonríe), pero empecé a entender la magia de cómo se cuentan historias.

P.- ¿Es necesario salir de España para dedicarse a la animación?

R.- Ya no es necesario, y me da mucho orgullo decir que alguien que quiera dedicarse a esto puede formarse y ejercer en España. Pero todavía no hemos alcanzado el nivel de aquí: hay un magnetismo de trabajar en Pixar, Disney o Dreamworks.

De hecho, yo lo recomiendo. Un artista que quiera formarse, si tiene esa oportunidad de irse unos años fuera, todo ese conocimiento le vendrá muy bien siempre y cuando vuelva a España. Lo que necesitamos es que vuelvan.

P.- En "Klaus" se dice que una buena acción siempre trae otra buena acción. ¿Cómo te gustaría devolver todo que te ha dado esta cinta?

R.- Lo que buscas con cada película es la oportunidad de hacer otra. No pides nada más. Nuestra "buena acción" será intentar sacar películas que inspiren, que lleguen a la gente, y lo que esperamos a cambio es que nos sigan dejando hacerlas (risas).

P.- Entonces, si tuvieras que escribir una carta a Santa Claus, ¿le pedirías el Óscar o hacer otra película?

R.- Santa Claus me ha traído todo lo que podía querer y más. Nosotros ya estamos de espectadores (...). Estamos encantados, no podemos pedir nada más. Yo voy a intentar disfrutar el evento, que pase lo que tenga que pasar. Creo que nuestras posibilidades, francamente, no son muy altas, pero haber llegado hasta aquí es estupendo.

David Villafranca

(c) Agencia EFE