Sergio Massa autorizó por decreto el déficit de AySA, la empresa que preside su esposa, Malena Galmarini

Sergio Massa y Malena Galmarini, el día de la asunción de su esposo como ministro de Economía
Sergio Massa y Malena Galmarini, el día de la asunción de su esposo como ministro de Economía - Créditos: @Santiago Filipuzzi

En un decreto publicado hoy en el Boletín Oficial, el ministro de Economía, Sergio Massa, aprobó el balance anual de la empresa estatal de aguas AySA, que presta servicios en el área metropolitana y preside desde hace casi tres años su esposa, Malena Galmarini.

En el decreto, de solo cinco artículos, se reconoce el déficit de la empresa estatal en varios rubros. En el balance de AySA entre ingresos de operatividad y gastos aparece un rojo de $58.969 millones; el balance entre ingresos y egresos es deficitario en $ 24.000 millones, y el resultado financiero total es de $79.892 millones de pérdida.

Solo en Off. De canciller a director de banco centroamericano: la discreta ceremonia que unió a Felipe Solá y Fabiola Yañez

Hasta allí los datos duros, que desde la empresa salieron a explicar. “En los números están incluidos los pagos de deuda que dejó el gobierno de Cambiemos, unos 500 millones de dólares que, al mes de llegar, comenzamos a pagar”, explicaron a LA NACION. “Sufrimos además dos cuestiones complicadas: la primera derivó de los aumentos de tarifas de luz del gobierno de Cambiemos, porque AySA es electrodependiente; la segunda tiene que ver con el congelamiento de tarifas, que se mantuvo hasta hace pocos días. Y el aumento no llega a cubrir los gastos reales”, agregaron voceros de la empresa.

En un informe de la Coalición Cívica-ARI sobre empresas estatales, se detalla el aumento en la plantilla de personal de AySA, a la cual se define como una de las cinco empresas más deficitarias, junto a Aerolíneas Argentinas, Energía Argentina, Ferrocarriles Argentinos y el Correo Argentino. Según el informe de la fuerza política que encabeza Elisa Carrió, la dotación, que era de 6441 empleados a diciembre de 2015 aumentó a 6948 en el final del gobierno de Cambiemos, y a diciembre de 2021 llegaba a 7510 empleados, un 17 por ciento más que en 2015.

Malena Galmarini exhibe propiedades cuando anunció el recorte de los subsidios
Malena Galmarini exhibe propiedades cuando anunció el recorte de los subsidios

“El número de empleados va a ir subiendo a medida que se vayan ampliando las plantas de tratamiento, las que se están haciendo y las que están en proceso de licitación, como las de Laferrere y Campo de Mayo”, argumentaron desde la empresa. No se trata solo de una declaración: en los anexos del decreto, desde la empresa especificaron que “se prevé contar con una planta permanente promedio de siete mil novecientos setenta y cuatro (7.974) empleados, lo cual está en relación a las expansiones previstas, y al aumento en los volúmenes de producción planificados, como también a la incorporación de las Plantas, la operación de los nuevos pozos de agua y de estaciones de bombeo cloacal”.

Reparto de fondos

Más allá de las previsiones, el informe de los referentes de la CC-ARI remarca además las transferencias de fondos desde el Estado, que en 2019 alcanzaban los $59.000 millones, y en 2021 fueron de más del doble, poco más de $151.000 millones. Se trata de la segunda empresa que más fondos recibió, solo superada por Integración Energética Argentina, con $277.215 millones.

“La política tarifaria, el aumento de personal, y otras medidas que tuvieron lugar durante casi tres años, desde finales del año 2019 hasta mediados de 2022, generó que los ingresos reales volvieran a bajar, como así también la cobertura de los gastos con ingresos propios”, resume el informe del partido opositor al poner la lupa sobre Aysa, que recibió el apoyo del gobierno de Alberto Fernández desde el inicio de su gestión.

Según publicó LA NACION, AySA es además una de las empresas con su presupuesto subejecutado. Según figura en la página oficial del Ministerio de Economía, de los $47.817 millones del crédito que tiene vigente para gastos corrientes, solo se ejecutaron casi $20.000 millones, es decir, apenas el 41% en ocho meses (el promedio de ejecución a esta altura del año es del 55%).

Siempre según los datos oficiales, la subejecución es mayor en el crédito para los gastos de capital de la compañía: con una partida vigente de $137.180 millones, gastó en ocho meses el 36,2% ($50.652 millones).

“Este módulo, allá por diciembre de 2019 estaba parado. Más de 100 obras estaban paradas. Hoy es un día especial porque gracias a la vocación del gobierno de Alberto Fernández y de Cristina Fernández de Kirchner, esta obra pasó a ser una de las que tiene mayor financiamiento del gobierno nacional”, dijo Galmarini el 18 del mes pasado, al inaugurar junto al Presidente y distintos funcionarios el módulo II de la planta depuradora de líquidos cloacales del municipio de Hurlingham. Galmarini tiene decidido competir el año que viene por la intendencia de Tigre, en lo que podría ser un mano a mano con Julio Zamora, el actual jefe comunal y un exaliado del massismo.