Sergio Kun Agüero y la escuela: las materias que le gustaban y sus excusas para faltar

LA NACION
·2  min de lectura

Sergio Agüero, delantero del Manchester City contó en la plataforma de streaming Twitch qué materias del colegio le gustaban y cómo hacía para faltar a clases.

El Kun Agüero confesó que no fue un buen estudiante, aunque disfrutaba de estudiar algunas materias.

Fuerte e inesperado cruce entre LeBron James y Zlatan Ibrahimovic

"Había materias que me gustaban. Por ejemplo, ciencias sociales me gustaba, matemáticas también. El inglés, bueno. Pero las naturales las odiaba. Qué me importa a mí de donde vienen las plantas, de dónde viene el universo, Júpiter y Saturno...Qué me importa lo que haya ahí arriba si yo nunca voy a ir allí", expresó.

El delantero argentino señaló que preferiría aprender otras cosas más útiles de cara a su vida diaria. ¿Para qué me enseñan eso?, ¿para qué quiero saber yo eso? A mí enseñame otra cosa. Es la verdad".

Insólito: por el Fortnite, una estrella de la Premier League se separó de su novia modelo

Luego, el ex Independiente y Atlético Madrid contó cómo hacía para faltar a clases.

En ese sentido, Agüero contó: "Yo calculaba la distancia de la escuela a mi casa, y me quedaba sentado en una esquina en un punto medio. Pasaban todos los chicos hacia el colegio y yo seguía sentado. A las 08:00 horas tenía que entrar, y teníamos como máximo hasta las 08:15 horas, y entonces la maestra cerraba la puerta para que no entrara más gente. Lo que yo hice fue volver de nuevo a casa. Llegué, y me fui a dormir. Mi 'vieja' entró y me dijo: '¿Qué haces?', y yo le respondí que faltó la maestra".

Oscar Ruggeri recordó su paso por la Selección con una foto retro

"Mis hermanas iban al mismo colegio que yo. Volvían a las 12:30, y entonces yo, a las 12:15-12:20, me levanté y las esperé en la puerta a que llegasen. Les dije: 'Oye, mi maestra faltó', y yo tengo la típica hermana que me dijo: 'No, yo le voy a contar a mamá que tu maestra vino'. Solo una de todos mis hermanos me quería fastidiar. Entonces le pregunté que qué quería. Por suerte, siempre me guardaba 25 centavos, y entonces le di el dinero para que no le dijese nada a mi mamá", completó.