Sergio Hernández: "Si decís que jugamos como nenas, es porque seguís considerando más débiles a las chicas"

LA NACION
·3  min de lectura

Directo y con convicciones, ofreciendo frases para pensar. Esto es lo que queda cada vez que Sergio Hernández habla. El entrenador argentino, de 57 años, actual entrenador de Zaragoza en la Liga ACB de España, brindó una entrevista para el diario El País, de España en la que se refirió desde lo basquetbolístico hasta su formación cultural.

Campazzo. Una gran actuación y el divertido elogio en español del DT de Denver

Entre los temas que tocó en la conversación, se disculpó sobre una frase "machista" que utilizó con sus jugadores. También, mencionó a Marcelo Bielsa al hablar de la autoridad de los directores técnicos de los deportes. Contó cómo se decidió por su profesión y también se refirió al impacto de la Generación Dorada en el armado del seleccionado que conquistó el subcampeonato en China, entre otros conceptos.

Su comienzo como entrenador de Zaragoza no fue como el que esperaba y en un tiempo muerto durante uno de los partidos en los que no todo encaminaba de la mejor forma les dijo a sus jugadores que jugando parecían "nenas". Inmediatamente después, Hernández se disculpó, una vez más, por lo que les había dicho a sus dirigidos: "Todavía nos quedan o me quedan impulsos tontos que uno se tiene que ir quitando como cáscaras. Esos impulsos nos hacen ver las cosas que no tenemos del todo superadas. Si decís que jugamos como nenas es porque seguís considerando más débiles a las chicas". Además, pidió perdón y agregó: "Sigo cultivándome para cambiar. Tengo 57 años y me educaron en cosas que hoy son un deber replantearse".

Sobre la elección por la profesión de entrenador y cómo manejar la autoridad aportó su mirada muy particular: "Nadie prefiere ser entrenador a jugador. Yo a los 20 años dirigía y jugaba. Tenía que dejar algo y dejé lo que peor hacía, que era jugar. La esencia del juego es jugarlo. Los demás somos colaboradores que ayudamos a que los que corren y saltan estén lo mejor preparados y organizados que sea posible", contó. Y al ser consultado sobre la autoridad, explicó: "El liderazgo de un entrenador es un servicio. No se trata de mandar sino de intentar enseñar. El puesto de entrenador no es un lugar de poder". Para argumentarlo, mencionó una frase de Marcelo Bielsa: "Si te convertís en entrenador porque te gusta mandar en lugar de enseñar, vas a tener una carrera corta. La autoridad te da poder después. Un poder sano. Bielsa siempre dice que él trabaja para lograr que le sigan por convicción y no por obediencia. Cuando convencés, la fuerza es tremenda", explicó.

Según Hernández Manu Ginóbili y Luis Scola van a ser los dos mejores jugadores de la historia del báquet argentino por mucho tiempo.
Fuente: Archivo

De sus dos etapas como director técnico de la Selección Argentina y la injerencia de Generación Dorada sobre el nuevo grupo que se formó con los subcampeones del Mundial de China 2019, también dejó conceptos interesantes. "Desde dentro, el proceso no fue tan sorprendente -reveló-. Fuimos viendo crecer a la nueva criatura y despidiendo a la anterior. En 2015 se comenzó a gestar esta camada. Con el refuerzo de Scola y Nocioni, muchos de estos jóvenes lograron la clasificación para Río, donde luego se unieron Ginóbili y Delfino. El legado espectacular de la Generación Dorada está en todo lo que lograron y en cómo estimularon el crecimiento de los Campazzo, Garino, Deck, Vildoza. Los acompañaron, los apuntalaron y les soltaron la mano en el momento justo".

"Esto es irreal". Schwartzman y las comodidades del "viejo mundo" en Australia

Por último ordenó el talento de aquellos jugadores que dirigió en la selección argentina de básquet. "Manu Ginóbili y Luis Scola están despegados de todos, van a ser los dos mejores jugadores de la historia del básquet argentino por mucho tiempo. Después, si hubiese que diseñar el jugador argentino perfecto... tendría el carácter de Nocioni, el talento de Ginóbili y Delfino, la constancia y el liderazgo de Scola, la visión de juego de Prigioni, Campazzo y Pepe Sánchez. y la comprensión del rol de Oberto. Y la última bola siempre a Manu. La pelota siempre al 10", cerró.