Serena Williams y su hija Olympia se van de boda juntas y las imágenes no pueden ser más adorables

Laura Alesanco

La llegada del otoño ha marcado también el comienzo de la época de ceremonias. Además del enlace de Marta Pombo y Luis Giménez, que se dieron el 'sí, quiero' a finales del mes de septiembre, este fin de semana ha concentrado una gran cantidad de bodas, entre ellas la de Rafa Nadal y Mery Perelló, Olympia von zu Arco-Zineberg y el príncipe Napoleón Bonaparte, y la actriz Jennifer Lawrence y Cooke Maroney. Además de los invitados a estas celebraciones, Serena Williams también ha tenido la oportunidad de disfrutar de un día por todo lo grande acompañando a dos de sus amigos en su gran día. Una ocasión que ha compartido con su familia y que nos ha dejado unas imágenes de lo más enternecedoras. 

VER GALERÍA

Alexis Olympia Ohanian

La tenista acudió a la celebración acompañada de su marido, Alexis Ohanian, y su hija Alexis Olympia Ohanian. La pequeña, que con solo dos añitos de edad ya ha debutado sobre la pasarela, fue la encargada de llevar las flores y, según explicó su madre en sus redes sociales "se tomó su trabajo muy en serio". Ataviada con un vestido en color crema, con cuerpo repleto de brillos y un solo tirante decorado con un lazo, y una maravillosa falda de tul, la pequeña aparece muy entusiasmada en las fotografías que ha compartido Serena, que muestran una evolución de lo más divertida. Mientras que en la primera captura se puede ver el entusiasmo en su expresión y en la segunda se la ve muy concentrada, bajando unas escaleras con su cesto de flores, en la tercera el cansancio se ha apoderado de la pequeña, que aparece tumbada en el suelo. 

VER GALERÍA

Serena Williams de boda con su familia

La estrella del tenis y diseñadora de moda esocgió como estilismo de invitada un vestido rosa palo con escote cruzado con drapeados que conseguía crear un efecto cuello halter, y falda fluida hasta los pies. Un estilismo que quiso coordinar con el traje de su marido, un conjunto de pantalón, chaleco y americana en tonos grises, camisa blanca y corbata rosa a juego con el vestido de Serena. Una elección con la que han conseguido que, al verles juntos, los tres parecieran sacados de un verdadero cuento de hadas.