Serbia y Kosovo se reúnen en Bruselas para tratar la crisis de las matrículas

Bruselas, 14 nov (EFE).- Los negociadores de Serbia y Kosovo se reunirán este lunes por la noche en Bruselas, bajo la supervisión de la Unión Europea, para tratar de encontrar un acuerdo a la crisis de las matrículas, antes de que el próximo 21 de noviembre expire el nuevo ultimátum que ha impuesto Pristina.

"No podemos llegar a esa fecha sin tener un acuerdo o estaremos al borde de una situación peligrosa", afirmó el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, al confirmar que los jefes de ambos equipos negociadores llegarán este misma noche a la capital comunitaria para continuar las negociaciones.

El lunes de la semana que viene termina el plazo que el Gobierno de Kosovo ha dado a los serbokosovares para que cambien sus matrículas serbias por las oficiales de Kosovo.

Desde entonces, si Pristina y Belgrado no llegan antes a un acuerdo, la posesión de matrículas serbias en Kosovo será penada con multas y seis meses después, a partir del 22 de abril, la posesión de placas oficiales será completamente obligatoria.

En respuesta a esa decisión, los representantes de los serbios del norte de Kosovo en las instituciones del país dimitieron de todos sus cargos públicos en el Parlamento, el Gobierno, la Justicia, la Policía y los cuatro municipios del norte de Kosovo en el que los serbios son mayoría.

"En este vacío de poder puede pasar lo peor", afirmó Borrell, que aseguró que "nos enfrentamos a la crisis más seria, más peligrosa" entre Serbia y Kosovo en los últimos diez años.

"Ambas partes deben mostrar más flexibilidad", pidió el jefe de la diplomacia europea.

En este sentido, Borrell insistió en su petición al Gobierno de Kosovo para que cree la asociación de municipios serbios en el norte del país, tal como ha acordado con Belgrado como una de las medidas para mejorar la relación entre ambos desde que Kosovo se independizase de Serbia de forma unilateral en 2008.

Si los equipos negociadores llegan a un acuerdo, Borrell convocará al primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, y al presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, para certificar el pacto.

Kosovo y Serbia "tienen que decidir qué camino tomar: si el de la UE o el del pasado", afirmó el alto representante.

Con el objetivo de que Serbia y Kosovo normalicen sus relaciones, la UE impulsa desde 2011 una negociación entre ambos países, sin grandes avances por el momento.

(c) Agencia EFE