Cómo no ser un “white savior” cuando se habla de las mujeres en Afganistán y Texas

·6  min de lectura

Mi feed de Instagram es un mar de burkas azules y apasionados llamamientos a la acción. Las mujeres afganas necesitan ser “salvadas”, una vez más, ya que los activistas de todo el mundo temen lo peor para el grupo de mujeres cuyas libertades probablemente serán pisoteadas por los talibanes. La narrativa fue similar hace 20 años, cuando las fotos de mujeres vestidas con burka aparecieron en las pantallas de televisión y en las portadas de los periódicos, formando parte de la campaña de propaganda de Estados Unidos que incitaba a apoyar la invasión de Afganistán. Esto provocó la protesta de los occidentales, para quienes estas prendas de cobertura total simbolizaban una afrenta a sus ideales fundamentales de ilustración e individualismo.

Sin embargo, la hipocresía de la situación es demasiado clara. El activismo en favor de las mujeres afganas parece convenientemente selectivo: cuando los extremistas armados y con barba son los que reprimen sus derechos, hay una protesta mundial. Pero cuando las mujeres sufrieron abusos y agresiones a manos del gobierno afgano respaldado por Estados Unidos antes de la toma del poder por los talibanes, la comunidad internacional permaneció en silencio.

Hemos sido lamentablemente exigentes en nuestro activismo por la autonomía del cuerpo femenino, especialmente cuando se trata de prendas “islámicas”. Por ejemplo, los burkas, prendas que los talibanes han exigido a las mujeres en el pasado, pero que también son el atuendo elegido por algunas mujeres musulmanas que aprecian la comodidad, la modestia, el anonimato y el significado cultural que proporcionan. Si realmente se preocuparan por defender el derecho de las mujeres a vestirse como les plazca, los activistas que condenan la imposición de estos mantos que cubren todo el cuerpo hablarían en favor de las mujeres de Francia, y de otras zonas de Europa y Canadá, donde se ha prohibido a las musulmanas que deciden cubrirse el pelo o la cara llevar sus hijabs y niqabs. Los burkinis, que ofrecen a las mujeres musulmanas la posibilidad de disfrutar de la piscina y la playa sin preocuparse de mostrar la piel, también están prohibidos en algunas ciudades. Por el contrario, las atletas europeas blancas que han defendido públicamente la modestia durante el verano -desde el equipo noruego de balonmano, que cambió el bikini por los pantalones cortos, hasta las gimnastas alemanas, que optaron por trajes hasta las muñecas y los tobillos en lugar de leotardos en los Juegos Olímpicos- fueron aplaudidas por oponerse al sexismo.

El doble rasero es evidente; el activismo selectivo, descorazonador; toda la situación, reveladora. Bienvenidos al mundo del white savior, en el que los blancos ayudan benévolamente a la gente de color a desarrollarse, avanzar y modernizarse, y en el proceso, eliminan la ropa cultural que consideran “atrasada”. Puede ser bien intencionada y motivada altruistamente, pero también es increíblemente ignorante.

El síndrome del white savior va de la mano del feminismo blanco, que se centra en la lucha por el empoderamiento y la igualdad desde la lente de la mujer blanca, sin abordar las diversas circunstancias de las mujeres de color, a menudo menos privilegiadas. El propio feminismo es una palabra muy discutida y con diversas interpretaciones. Por eso, cuando me identifico como feminista musulmana y escribo que los talibanes son un régimen represivo y un peligro para las mujeres, algunos hombres musulmanes me acusan de hacer caso a la “propaganda occidental” que legitima la invasión estadounidense de Afganistán. Me han llamado “descreída” y “carne de cañón para Occidente” por el simple hecho de identificarme así en el pasado. A mí, una mujer musulmana de herencia pakistaní, me pintan como una white savior.

Muchos comentaristas han afirmado en las últimas semanas que, en lo que respecta a las mujeres afganas, se desharán 20 años de “progreso” (atribuido a Occidente). Mientras tanto, los estadounidenses han empezado a culpar extrañamente de sus propias políticas “retrógradas” y controvertidas a la “represión” de Medio Oriente, trasladada de alguna manera a las tierras del Estado de la Estrella Solitaria. Una nueva ley en Texas que prohíbe los abortos después de seis semanas de embarazo ha llevado a los críticos a comparar la política con la “sharia”. En Twitter, el escritor Stephen King declaró: “a los talibanes les encantaría la ley del aborto de Texas” (con más de 5 mil retweets y 38 mil likes). Obviamente, la arcaica prohibición del aborto en Texas no tiene nada que ver con la “sharia” o los talibanes; de hecho, muchas interpretaciones de la sharia son mucho más liberales en lo que respecta al aborto. Las escuelas de jurisprudencia islámica no se ponen de acuerdo sobre su permisibilidad, ni sobre en qué fase del embarazo se prohíbe: algunos estudiosos permiten el aborto hasta 120 días (17 semanas) después de la concepción. Como señaló una mujer en Twitter, los abortos son legales en Afganistán bajo ciertas circunstancias, y las mujeres tienen ahora más derechos reproductivos bajo los talibanes que en Texas.

Esta tendencia a culpar instantáneamente al “otro” en lugar de mirar hacia dentro y afrontar la problemática historia propia de Estados Unidos de controlar el cuerpo de las mujeres (a menudo influenciada por el patriarcado cristiano) muestra que los prejuicios sobre los musulmanes están profundamente arraigados. Se manifiestan no sólo en los discursos de los white saviors, sino también cada vez que surgen cuestiones domésticas que requieren enemigos fáciles -aunque no estén relacionados-.

Algunos podrían argumentar que el riesgo de caer en el símbolo del white savior es un pequeño precio a pagar por concienciar sobre los derechos de las mujeres que son pisoteados por los talibanes. Pero, aparte de perpetuar los estereotipos colonialistas, también amenaza con alienar a la comunidad que tiene el potencial de ser los verdaderos artífices del cambio para mejorar el trato a las mujeres musulmanas. Porque aunque Occidente se haya abalanzado, lanzando bombas y ataques con drones con una mano y posando para las fotos mientras acuna a los bebés con la otra, se ha marchado oficialmente, y es la comunidad local afgana la que ahora determinará el destino de sus mujeres. Las noticias escritas con un trasfondo de white savior pueden tocar la fibra sensible de un grupo de occidentales, pero no cambiarán mucho la vida cotidiana de las mujeres en Afganistán, y podrían amenazar con incitar a los responsables de la toma de decisiones de una nación que ya está harta de invasores y ocupantes, y de sus ideales imperialistas.

Leer más: Mark Ruffalo llama a la “desobediencia civil masiva” por la prohibición del aborto en Texas

Entonces, ¿cómo debería Occidente informar de forma justa y eficaz sobre las violaciones de los derechos humanos de las mujeres bajo el régimen talibán? Deberíamos empezar por familiarizarnos con la compleja historia de Afganistán, una nación que se ha enfrentado a la injerencia extranjera desde los años 70. Deberíamos buscar a las mujeres afganas -refugiadas o que aún permanecen en el país- y escuchar cómo creen que podemos ayudar mejor. Debemos entender que las mujeres de zonas urbanas como Kabul tienen un estilo de vida muy diferente al de las mujeres de las aldeas rurales, y pueden tener perspectivas y expectativas diferentes en cuanto a sus derechos y su papel en la sociedad.

El libro de no ficción de la abogada, escritora y activista de los derechos humanos Rafia Zakaria, recientemente publicado, Against White Feminism, parece un buen punto de partida para educarnos sobre estos matices. Según sus recientes tweets, su libro argumentará que la liberación sexual no es la suma total del empoderamiento de las mujeres, y con los burkas azules, los burkinis y las prohibiciones del hijab todavía en mi mente, no puedo esperar a profundizar.

Relacionados

Miembros de la Casa Blanca critican a Biden sobre la gestión en Afganistán: “absolutamente consternados”

Estados republicanos ven un modelo en ley de aborto de Texas

“Nunca te has enfrentado a esas opciones”, dice Psaki a periodista que preguntó sobre apoyo de Biden al aborto

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.