¿Ser rastreado o no? Ahora Apple nos permite elegir

Brian X. Chen
·5  min de lectura
El lunes 26 de abril de 2021, Apple lanzó la versión 14,5 del iOS, una de sus actualizaciones de software para iPhones y iPads más esperadas en años. Incluye la Transparencia en el Seguimiento de Aplicaciones, una nueva herramienta de privacidad que podría darnos más control sobre la manera en que se comparten nuestros datos. (Glenn Harvey/The New York Times)
El lunes 26 de abril de 2021, Apple lanzó la versión 14,5 del iOS, una de sus actualizaciones de software para iPhones y iPads más esperadas en años. Incluye la Transparencia en el Seguimiento de Aplicaciones, una nueva herramienta de privacidad que podría darnos más control sobre la manera en que se comparten nuestros datos. (Glenn Harvey/The New York Times)

Si pudiéramos elegir, ¿alguno de nosotros querría ser rastreado en línea con la finalidad de ver anuncios digitales más pertinentes?

Estamos a punto de descubrirlo.

El lunes 26 de abril, Apple lanzó la versión 14,5 del sistema operativo iOS, una de sus actualizaciones de software para iPhones y iPads más esperada en años. Incluye la Transparencia en el Seguimiento de Aplicaciones, una nueva herramienta de privacidad que podría darnos más control sobre la manera en que se comparten nuestros datos.

Funciona de la siguiente manera: cuando una aplicación quiera seguir nuestras actividades para compartir información con terceras partes —como, por ejemplo, anunciantes— aparecerá una ventana en nuestro dispositivo Apple para solicitar nuestra autorización. Si decimos que no, la aplicación debe dejar de monitorear y compartir nuestros datos.

Una ventana emergente puede parecer un cambio de diseño mínimo, pero ha causado una conmoción en la industria de la publicidad en línea. Sobre todo, destaca el hecho de que Facebook ha decidido tomar la ofensiva en este respecto. El año pasado, la red social creó un sitio web y publicó anuncios de página completa en los periódicos en los que se denunciaba que la función de privacidad de Apple era dañina para las pequeñas empresas.

Por supuesto, una gran motivación para esa reacción es que la función de privacidad podría perjudicar el propio negocio de Facebook. Si decidimos no permitirle a Facebook que nos rastree, a la compañía se le complicara ver qué estamos comprando o haciendo en otras aplicaciones, lo que hará más difícil que las marcas puedan dirigirnos sus anuncios. (Mark Zuckerberg, director ejecutivo de Facebook, ha negado que su compañía se verá afectada por la política de Apple).

“Este ya es un gran paso en la dirección correcta, solo por estar haciendo sufrir a Facebook”, dijo Gennie Gebhart, directora de Electronic Frontier Foundation, una organización sin fines de lucro sobre derechos digitales.

Una fotografía sin fecha proporcionada por Apple muestra un mensaje de alerta de rastreo en un iPhone. El lunes 26 de abril de 2021, Apple lanzó la versión 14,5 del iOS, que incluye la Transparencia en el Seguimiento de Aplicaciones, una nueva herramienta de privacidad que podría darnos más control sobre la manera en que se comparten nuestros datos. (Apple vía The New York Times)
Una fotografía sin fecha proporcionada por Apple muestra un mensaje de alerta de rastreo en un iPhone. El lunes 26 de abril de 2021, Apple lanzó la versión 14,5 del iOS, que incluye la Transparencia en el Seguimiento de Aplicaciones, una nueva herramienta de privacidad que podría darnos más control sobre la manera en que se comparten nuestros datos. (Apple vía The New York Times)

Sin embargo, Gebhart agregó: “La gran pregunta es: ¿funcionará?”.

A continuación, te mostramos lo que necesitas saber sobre el nuevo software de Apple.

No me rastrees (por favor)

Es importante entender cómo funciona el rastreo dentro de las aplicaciones.

Supongamos que utilizas una aplicación de compras para buscar una licuadora. Miras una licuadora de la marca X y luego cierras la aplicación. Poco después, anuncios de esa licuadora comienzan a aparecer en otras aplicaciones móviles, como Facebook e Instagram.

Esto es lo que sucedió: la aplicación de compras contrató a una empresa de tecnología publicitaria que incorporó rastreadores dentro de la aplicación. Esos rastreadores revisaron información en tu dispositivo para identificarte. Cuando abriste otras aplicaciones que trabajan con la misma empresa de tecnología publicitaria, esas aplicaciones lograron identificarte para mostrarte anuncios de la licuadora marca X.

La intención de la nueva función de privacidad de Apple es permitirte decidir si quieres que eso suceda. Ahora, cuando abras algunas aplicaciones, serás recibido con una ventana emergente: “¿Permites que [nombre de la aplicación] realice un seguimiento de tus actividades en otras aplicaciones y sitios web de otras empresas?”. Puedes elegir entre “Solicitar a la aplicación que no realice seguimiento” o “Permitir”.

Cuando seleccionamos “Solicitar a la aplicación que no realice seguimiento”, suceden dos cosas. La primera es que Apple deshabilita a la aplicación de utilizar un identificador de dispositivo Apple, una cadena aleatoria de letras y números asignada a nuestros iPhones que es usada para rastrear nuestras actividades en aplicaciones y sitios web. La segunda es que le comunicamos al desarrollador de la aplicación que, en términos generales, no queremos que nuestra información sea rastreada ni compartida con nadie de ninguna forma.

Eso suena fácil. Pero la cosa número 2 es donde todo se complica un poco.

Las empresas de tecnología publicitaria ya disponen de muchas maneras de rastrearnos más allá del identificador de dispositivo de Apple. Por ejemplo, los anunciantes pueden utilizar un método llamado toma de huellas digitales. Esto implica observar características aparentemente inofensivas de tu dispositivo —como la resolución de la pantalla, la versión del sistema operativo y el modelo— y combinarlas para determinar tu identidad y rastrear tu actividad en diferentes aplicaciones.

Algunos investigadores de privacidad afirmaron que es difícil para Apple bloquear todo el rastreo y la toma de huellas digitales que ocurren en los iPhones. Eso requeriría conocer o predecir cada nuevo método de rastreo que se le ocurra a una empresa de tecnología publicitaria.

Funciones que esperábamos desde hace tiempo

El nuevo software de Apple también incluye otras dos nuevas funciones interesantes: la capacidad de usar Siri para reproducir un audio con una aplicación externa como Spotify y la opción de desbloquear rápidamente un iPhone mientras se utiliza un cubrebocas.

Para muchos, esto tenía tiempo en la lista de pendientes. Siri, en general, solo ha trabajado con Apple Music para la reproducción de música desde 2015, lo que ha sido molesto e inconveniente para quienes quieren utilizar el asistente de voz para reproducir canciones usando otras aplicaciones de música. El cambio llega en un momento en el que se ha incrementado el escrutinio antimonopolio sobre si Apple sofoca a la competencia al favorecer a sus propias aplicaciones.

Para que Siri funcione con otros servicios de audio, no tendrás que realizar ningún cambio en la configuración. Si por lo general escuchas música con una aplicación externa, como Spotify, Siri sencillamente aprenderá con el tiempo que prefieres esa aplicación y reaccionará acorde a eso (los desarrolladores deben programar sus aplicaciones de audio para que sean compatibles con Siri, así que, si aun no lo han hecho, esto no funcionará). Eso significa que si siempre usas Spotify para reproducir música, podrás decir “Siri, pon The Beatles” para comenzar a reproducir una lista de The Beatles en Spotify.

La otra nueva función ayuda a resolver un problema pandémico. Durante más de un año, utilizar un cubrebocas ha sido adicionalmente fastidioso para los propietarios de los iPhones más nuevos que tienen escáneres faciales para desbloquear el dispositivo. Eso se debe a que la cámara del iPhone no ha logrado todavía reconocer nuestros rostros cubiertos. La versión 14,5 del iOS de Apple ofrece al fin un mecanismo para desbloquear el teléfono mientras se usa el cubrebocas, aunque requiere del uso de un Apple Watch.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company