Ser indígena tepehuana y madre es doble trabajo, cuenta Irene

MÁS DESTACADO EN AMÉRICA LATINA

Por Brenda García. Corresponsal

Durango, 10 May. (Notimex).- Ser indígena tepehuana y madre es doble trabajo, comenta Irene Chamorro de 35 años de edad, pues sufrió abandono y maltratos por su pareja, y sola tuvo que buscar sus recursos para mantener a sus cinco hijos.

Ella es originaria de la comunidad indígena de San Francisco de Lajas, municipio de Pueblo Nuevo, y desde niña vivió en la capital del estado, pero nunca dejó de ir a su tierra, en donde se respira “aire fresco con olor a pino”, dice.

Después de que se casó, vivió de manera permanente en la capital, donde tomó un curso de enfermería y, con ello, trabajó en un hospital, en donde sufría discriminación por parte de sus compañeros, pero esto en vez de “tumbarla”, expresa, la animó para seguir adelante.

Actualmente, compra ropa nueva y seminueva y luego las reparte a las rancherías y comunidades indígenas cercanas a donde vive, a veces hasta camina cinco horas para llegar a un rancho, en donde hay necesidad de ropa y comida.

Irene habla tepehuano y español, comenta que tiene otras ideas y costumbres, diferentes a las mujeres que viven en su comunidad, ya que ella tiene el deseo de superarse, para darles educación a sus hijos.

Refiere que en su pueblo, los hombres han abusado de las mujeres, entre ellos el comisariado y las autoridades, quienes han dejado en el rezago a la comunidad indígena.

Es por ello que les inculcó a sus hijos, desde niños, el amor y respeto a su tierra, además de que estudien, para que saquen de la pobreza y marginación a su comunidad.

“Les digo que el día en que terminen su carrera sea para el bien de los demás, ayudar a los que realmente los necesitan, en este caso, al pueblo de donde somos”, apuntó.

El Día de las Madres será para Irene Chamorro, un día como otro más, así como lo es la Navidad y el día de su cumpleaños, “los indígenas no celebran eso, solo dan gracias a Dios por un día más de vida”.

En este sentido, y de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en el último censo de 2010, en Durango residen casi 571 mil mujeres de 15 años y más, siete de cada 10, es decir, el 74.2 por ciento ha tenido al menos un hijo nacido.

Durango es la cuarta entidad con tasa más alta en el país, con 78.7 hijos por cada mil adolescentes.

NTX/BGR/LCH/ECA

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK