Ser “famosamente sexy” funciona para Paul Rudd. No así para Emily Ratajkowski

·5  min de lectura
Paul Rudd (Getty Images)
Paul Rudd (Getty Images)

Paul Rudd es el hombre vivo más sexy. No lo digo yo (no estoy en desacuerdo de forma agresiva ni nada por el estilo; solo necesito pensar un poco más antes de llegar a una conclusión sobre este serio asunto), sino la publicación de referencia en la materia: La revista People.

Como cada año desde 1985, People ha otorgado el título de Hombre Vivo más Sexy a un rompecorazones de Hollywood. Los años anteriores han honrado a galanes tan venerables como Patrick Swayze, Brad Pitt (¡dos veces!) e Idris Elba. Y Rudd dio la bienvenida a su incorporación al salón de la fama de la sensualidad con el equilibrio apropiado de desconcierto y bromas. (Cuando te coronan como el hombre más sexy del mundo, tienes que ser un poco displicente con todo el asunto, de lo contrario es simplemente vergonzoso). “Voy a dedicarme a ello con fuerza”, dijo a People sobre su nuevo título. “Voy a asumirlo sin tapujos. No voy a tratar de ser como ‘Oh, soy tan modesto.’ Voy a hacerme tarjetas de negocios. Pero todos mis amigos me destruirán y espero que lo hagan. Y por eso son mis amigos.”

Por lo que veo, el reconocimiento del atractivo de Rudd en la escena mundial ha sido una experiencia bastante cómoda. Uno tiene que imaginar que, a pesar de ser extremadamente elogioso, ser coronado como el hombre más sexy del mundo también tiene que ser un poco raro, y él ha navegado por esta rareza potencial con facilidad. Ha posado para una sesión de fotos especial y ha concedido una entrevista a People. En las redes sociales, sus amigos famosos le han felicitado con un justo equilibrio entre sinceridad y delicadeza. Así que, sí, todo es muy bonito. Como debe ser.

Mientras tanto, otra celebridad está teniendo un ajuste de cuentas de otro tipo sobre su atractivo personal y la reacción del público al mismo. Emily Ratajkowski ha publicado un nuevo libro de ensayos titulado My Body, en el que reflexiona sobre su propia apariencia y la forma en que se ha convertido en una mercancía a lo largo de su carrera como modelo. Reflexiona tanto sobre lo que ganó como sobre lo que perdió durante ese proceso. “Es innegable que me he visto recompensada por la capitalización de mi sexualidad”, escribe. “... Pero en otros aspectos, menos sobredimensionados, me he sentido objetivada y limitada por mi posición en el mundo como un supuesto símbolo sexual.”

Las observaciones de Ratajkowski van más allá de un mero “no tienes ni idea de lo duro que es ser tan guapa”. Hay un conflicto real, un dolor real en lo que describe. También hay verdadera reflexión: “Durante la mayor parte de mi vida, me consideré una astuta, una aventurera”, escribe. “Todas las mujeres son cosificadas y sexualizadas hasta cierto punto, pensé, así que podría hacerlo en mis propios términos. Pensé que había poder en mi capacidad de elegir hacerlo”. Esta mentalidad, cree ahora, “se perdió un panorama mucho más complicado”.

La historia de Ratajkowski es la de una mujer que descubrió cómo jugar con el sistema -si vas a ser objetivada de todos modos, podrías hacer que esa objetivación funcione para ti- mientras se daba cuenta de que el sistema nunca la dejaría ganar. Escribe sobre “[elegir] hacerlo”, pero si sabes que la máquina va a por ti a pesar de todo (si sabes que vas a ser “cosificada y sexualizada hasta cierto punto” pase lo que pase), ¿qué opción tienes realmente? Su carrera es una gran arma de doble filo: Como ella misma escribe, no solo era famosa, sino también “famosamente sexy”. Esto la hizo sentirse “cómplice”, aunque “nunca culparía a ninguna mujer por intentar actuar dentro de los límites del mundo en el que vivimos”.

Está claro que para Ratajkowski, la explotación de su imagen tuvo un precio. Hay una sensación de pérdida en sus escritos. Se ha sentido desposeída de algo. El hecho de que hagas que el sistema funcione para ti -hasta cierto punto- no significa que el sistema no te siga perjudicando.

Tanto Ratajkowski como Rudd son ahora “famosamente sexys”. Pero hay un fuerte contraste en sus experiencias. Donde Rudd ha sido capaz de exhibir desparpajo e ingenio, Ratajkowski ha compartido una historia mucho más complicada. Hay una especie de dulzura en la clasificación del hombre vivo más sexy de People, que es difícil de aplicar a la experiencia femenina de ser “famosamente sexy”.

People trató de lanzar una franquicia de “La mujer más sexy del mundo” como contrapartida a la de “El hombre más sexy del mundo”. Pero fue un asunto de corta duración, ya que solo existió durante un año. (Kate Upton fue la única destinataria del título en 2014). Quizás People se dio cuenta de que este título resultaba un poco asqueroso cuando se aplicaba a una mujer. Porque en la gran ecuación en la que el aspecto se intercambia por la fama, a las mujeres históricamente no se les ha permitido ganar. Siempre ha sido un trato de tipo fáustico. Pregúntenle a Anna Nicole Smith. Pregúntenle a Marilyn Monroe. Pregúntenle a Britney Spears. Pregúntale a cualquier mujer que haya sido elevada y luego de manera inevitable, aplastantemente difamada.

Esto no es nada contra Paul Rudd o cualquiera de los anteriores galardonados. Realmente no deseo más que lo mejor para los hombres más sexys del mundo. Solo quiero que las mujeres más sexys vivas tengan lo que ellos tienen también.

Relacionados

Ryan Reynolds bromea que el título de hombre más sexy se “desperdició” con Paul Rudd

Steve Martin tiene la mejor reacción al nombramiento de Paul Rudd como el hombre vivo más sexy

Emily Ratajkowski revela en nuevo libro que sus padres se obsesionaron con su belleza mientras crecía

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.