La sequía en Países Bajos es una alerta roja para toda Europa

·3  min de lectura

Acaba de empezar agosto, pero el verano de 2022 ya será recordado por las tremendas olas de calor que han golpeado a todo el continente europeo y que han provocado temperaturas de récord en muchos países y numerosos incendios. Pero además, también por la escasez de agua. El último en dar la voz de alarma ha sido Países Bajos.

Tradicionalmente, el país cuenta con abundantes precipitaciones, pero este año no se están produciendo, lo que ha obligado a las autoridades a decretar la escasez de agua debido a la sequía prolongada que se abate sobre el territorio.

Países Bajos ha decretado la escasez de agua por la sequía que sufre. (Photo by VINCENT JANNINK/ANP/AFP via Getty Images)
Países Bajos ha decretado la escasez de agua por la sequía que sufre. (Photo by VINCENT JANNINK/ANP/AFP via Getty Images)

Por ponerlo en contexto, Ámsterdam, su capital, cuenta de media con 214 días de lluvia al año, es decir, llueve de media dos de cada tres días. Sin embargo, en este 2022 la situación está siendo muy diferente, con un verano muy cálido y de temperaturas altas y sin agua, lo que está empezando a causar graves problemas.

De momento, el suministro de agua no está en peligro, pero sí que se han implantado una serie de medidas que tienen como objetivo el ahorro del preciado líquido. Entre ellas se encuentra la prohibición de riego para la agricultura en algunas partes del país o que los barcos no se puedan adelantar en el Gelderse IJssel debido al bajo nivel del agua.

Además, hay una serie de recomendaciones como evitar lavar el coche o llenar piscinas que si la situación sigue empeorando pueden convertirse en imposiciones. Y es que en las dos próximas semanas tampoco hay previstas lluvias.

Ahora lo importante es ser eficientes en el gasto de agua y la prioridad absoluta es seguir dotando a los diques del agua necesaria. Estas medidas de contención necesitan que haya suficiente para poder seguir realizando su función y protegiendo a la población. Después, está garantizar el suministro de agua potable y la energía. Y ya más adelante, aparecen la industria, la agricultura o el transporte marítimo.

Los agricultores no pueden regar sus campos por la sequía. (Photo by PHIL NIJHUIS/ANP/AFP via Getty Images)
Los agricultores no pueden regar sus campos por la sequía. (Photo by PHIL NIJHUIS/ANP/AFP via Getty Images)

De hecho, el nivel del agua del Rin es muy bajo y está ocasionando problemas en el tráfico fluvial. Cabe recordar que este río conecta las industrias de Alemania con Países Bajos, Francia y Suiza.

No son los únicos

Los holandeses no son los primeros en Europa que lanzan una alerta sobre la sequía. Hace varias semanas, 100 localidades italianas barajaban la posibilidad de racionar el agua ante la mayor escasez en 70 años. Una posibilidad que todavía no está descartada.

De hecho, se propuso la suspensión nocturna del suministro de agua potable, aunque habrá que ir viendo cómo se desarrollan los acontecimientos.

En lo que se refiere a España, el estado de los embalses es bastante preocupante. Actualmente, están a un 40,42% de su capacidad, cuando hace un año se encontraban ocho puntos por encima (48,26%). Mirando el histórico de la última década, la cosa empeora (59,84% de media). En Andalucía, la situación es dramática, estando por debajo del 30% (29,19%).

Así pues, Países Bajos ya ha encendido la alerta roja y tiene pinta que la sequía va a ser uno de los grandes problemas de Europa cada verano de los próximos años. Son necesarias medidas urgentes que ayuden a luchar contra el cambio climático.

EN VÍDEO I Un caballo de una calesa desfallece en plena ola de calor ante la pasividad de los turistas a los que llevaba

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.