"Separan a los niños de sus familias y los envían a orfanatos": las nuevas denuncias de abusos contra los uigures en China

Redacción - BBC News Mundo
·4  min de lectura
Una mujer Uighur esperando con unos niños en una calle en Kashgar, en Xinjiang, en 2019.
Algunos padres no saben nada de sus hijos, según Amnistía Internacional (foto de archivo).

China ha separado a la fuerza a familias uigures al llevar a niños pequeños a orfanatos estatales, según denuncia el grupo de derechos humanos Amnistía Internacional (AI).

En un nuevo informe, difundido este viernes, Amnistía le pide a China que libere a todos los niños uigures recluidos en orfanatos sin el consentimiento de sus familias.

La organización habló con seis familias que dejaron a sus hijos con parientes en China cuando se vieron obligados a huir del país y luego los menores fueron enviados a orfanatos.

Grupos de derechos humanos denuncian que China ha detenido a más de un millón de uigures, una minoría musulmana de la región de Xinjiang, en el noroeste del país asiático.

El gobierno chino también ha enfrentado denuncias de abusos de los derechos humanos contra esta minoría, como el trabajo forzoso, la esterilización forzada, el abuso sexual y la violación.

El gobierno niega tener a los uigures en centros de detención en Xinjiang. Dice que los campamentos son instalaciones de "reeducación" que se usan para combatir el terrorismo.

"No estoy segura de poder reunirme con mis hijos nuevamente"

Debido a que el acceso a Xinjiang está fuertemente restringido, Amnistía habló con los uigures que pudieron huir de Xinjiang antes de que se intensificara la represión en 2017.

Uigures con banderas de Turkestán Oriental durante una manifestación por el Día Internacional de la Mujer, en Estambul, Turquía.
Los uigures protestaron en Estambul, en el Día de la Mujer, contra el trato que recibe la comunidad en China.

Mihriban Kader y su esposo Ablikim Memtinin huyeron de Xinjiang a Italia en 2016 después de ser acosados ​​por la policía y presionados para que entregaran sus pasaportes, dijo Amnistía.

Dejaron a cuatro niños al cuidado temporal de los abuelos, pero la abuela fue llevada a un campo de detención mientras el abuelo era interrogado por la policía, dijo la organización.

"Nuestros otros parientes no se atrevieron a cuidar de mis hijos después de lo que les había sucedido a mis padres", dijo Mihriban a Amnistía. "Tenían miedo de que también los enviaran a campamentos".

En noviembre de 2019, Mihriban y Ablikim recibieron un permiso del gobierno italiano para llevar a sus hijos a reunirse con ellos, pero la policía china secuestró a los niños en el camino y los envió a un orfanato estatal, dijo Amnistía.

"Ahora mis hijos están en manos del gobierno chino y no estoy segura de poder reunirme con ellos nuevamente", dijo Mihriban.

Sin saber nada de sus hijos

Omer y Meryem Faruh, que huyeron a Turquía a fines de 2016, dejaron a sus dos hijos menores, de cinco y seis años, con sus abuelos porque aún no tenían sus propios documentos de viaje, dijo Amnistía.

Más tarde se enteraron de que los abuelos habían sido arrestados y enviados a un campamento y no han sabido nada de sus hijos desde entonces.

El informe de Amnistía pide a China que acceso total y sin restricciones a Xinjiang a los expertos en derechos humanos de la ONU, investigadores independientes y periodistas, y que todos los niños detenidos sin el consentimiento de sus padres sean entregados a sus familiares.

"La despiadada campaña de detención masiva de China en Xinjiang ha puesto a las familias separadas en una situación imposible: los niños no pueden salir, pero sus padres se enfrentan a persecución y detención arbitraria si intentan regresar a casa para cuidarlos", dijo Alkan Akad, investigador de China para Amnistía Internacional.

Denuncia de genocidio

El estado chino ha creado una vasta y secreta red de campamentos en Xinjiang y se estima que ha detenido a más de un millón de uigures y personas de otros grupos minoritarios musulmanes.

Centro de "reeducación" para uigures
Miles de uigures han sido detenidos en centros de "reeducación" como este.

En los últimos años han surgido informes sobre abusos atroces contra los derechos humanos, desde la esterilización forzada de mujeres uigures hasta la tortura y la violación sistemática dentro de los campamentos.

China niega que se estén produciendo abusos contra los derechos humanos y ha llamado mentirosos y actores a los exdetenidos que ahora están en el exilio.

China también está acusada de intimidar y difamar a los testigos que han hablado y de utilizar a sus familiares en Xinjiang para presionarlos.

Estados Unidos, Canadá y los Países Bajos han declarado que China está cometiendo un genocidio contra el pueblo uigur. El parlamento británico rechazó una declaración similar.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.