Separan al director del Champagnat por una denuncia de abuso

LA NACION

Manda a sus tres hijos al colegio Champagnat de los Hermanos Maristas, una tradicional institución educativa con más de 100 años de historia, sobre la calle Montevideo. Y anteayer por la tarde, sin previo aviso, una de las madres reenvió al grupo de chat un documento firmado por las autoridades del colegio. La mujer, que suele abrumarse por la cantidad de mensajes recibidos diariamente, casi no le dio importancia. "Hablaba de algo que había pasado hacía 38 años, y como estaba apurada dejé de leer", dice a LA NACION, y pide reserva de su nombre. Pero unas horas más tarde, su propio hijo, que cursa el último año de la secundaria, le dio la noticia: "Mamá, al hermano Ángel lo sacaron del colegio por un caso de abuso sexual".

El documento enviado por mail a los padres -aunque algunas familias dicen no haberlo recibido- nunca menciona el nombre del hermano Ángel Duples, ni tampoco detalla cuál fue el supuesto agravio cometido por el actual director general, que se desempeña en ese colegio desde hace más de diez años.

El texto, con fecha de anteayer, señala que la institución ha tomado conocimiento de un hecho ocurrido hace 38 años. "En el episodio, un ex alumno de otro instituto de la misma congregación habría padecido un agravio ocasionado por un hermano que en aquel entonces se desempeñaba en el referido instituto, y que en los últimos diez años cumple tareas directivas en el colegio". Y continúa: "Los Hermanos Maristas tienen una clara y decidida política de Protección de la Infancia, expresada de modo categórico a través de su respectivo Protocolo de Protección de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes".

Por eso, y según dijo a LA NACION el hermano Gonzalo Santa Coloma, referente provincial de la Defensa de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes de los Hermanos Maristas, "el hermano Ángel Duples ha sido trasladado a una residencia en Luján para hermanos mayores y enfermos".

¿Cuándo se enteraron de la noticia? "Yo me enteré el sábado pasado por el presidente de la Asociación de Ex Alumnos, que recibió el mensaje de otro ex estudiante vinculado con la víctima y que le contó lo que había sucedido. De forma inmediata pusimos en marcha el protocolo", dijo Santa Coloma, que admitió que cuando Duples fue puesto en conocimiento de la noticia se puso a disposición y aceptó la medida que rige por protocolo. El método, como se explica en la carta, "impone que ante cualquier sospecha de vulneración de derechos, el agente supuestamente responsable será apartado hasta que la situación sea aclarada".

Santa Coloma, por otra parte, se lamenta que la víctima no haya radicado una denuncia penal. "Lamentablemente, no se ha hecho ninguna denuncia, lo cual sería mucho mejor para poder resolver el caso y llegar a la verdad. Pero el colegio, como dice el protocolo, ha puesto en marcha una investigación".

El "agravio" al que se refiere el texto, confirmado por Santa Coloma, responde a un presunto abuso sexual que habría sido cometido por Duples en el Instituto San José de Morón, y no en el colegio Champagnat, al que asisten alrededor de 1300 alumnos en sus tres niveles: jardín, primario y secundario.

"El hecho del cual habló el ex alumno tiene casi 40 años, y por eso en el documento que enviamos a la comunidad he dejado mi correo electrónico [gonzalosantacoloma@gmail.com]. Puede ocurrir que otra persona diga «a mí me pasó lo mismo». Para eso, y si alguien tiene alguna información que nos ayude, nos la puede hacer llegar", pide Santa Coloma, que confiesa que durante su servicio como referente provincial de los Derechos de los Niños han recibido otras denuncias que llegaron hasta la Justicia. "A ninguno de esos casos denunciados, la Justicia le ha dado entidad, pero ante cada nueva sospecha nosotros queremos transmitir que nuestro principal compromiso es el de defender los derechos de los niños".

Santa Coloma reconoce que, "antiguamente", no se procedía de esta forma. "Nosotros somos rigurosos, y ese mismo día el hermano ha sido apartado", y cuenta que el protocolo del que se vale la congregación fue una iniciativa del Vicario General de los Hermanos Maristas, el norteamericano Sean Sammon, luego de sórdidos escándalos por casos de presunta pedofilia que afectaron a la orden, primero en los Estados Unidos y luego en España. "Es un viejo paradigma el de ocultar los males, como si así dejaran de existir", reflexiona Santa Coloma. Por último, reconoció que el Superior Provincial Cruz del Sur, el hermano Alberto Aparicio, se reunió con el ex alumno que habría sido abusado, y aunque el hecho no ha sido juzgado aún, le pidió disculpas.