Separadas al nacer, fue a pasar el cumpleaños con su hermana gemela y quedó varada en EE.UU. casi sin medicación

·3  min de lectura
Hace nueve años atrás, las gemelas se reencontraron en un programa de televisión y festejaron su primer cumpleaños juntas; ahora se veían por segunda vez en su vida
Hace nueve años atrás, las gemelas se reencontraron en un programa de televisión y festejaron su primer cumpleaños juntas; ahora se veían por segunda vez en su vida

MIAMI.— Patricia Rosich fue separada de su hermana gemela al nacer. Hace nueve años atrás, en un programa de televisión se reencontraron y festejaron su primer cumpleaños juntas.

Desde entonces, no volvieron a verse, hasta ahora. Su hermana vive en Iowa, y Patricia, que tiene 56 años, venía ahorrando desde hace años para visitarla. “Vine a pasar nuestro segundo cumpleaños juntas, y también porque quería ver a mi cuñado, que tiene esclerosis múltiple amiatrófica y está mal”, cuenta a LA NACION.

Su vuelta estaba prevista para el 30 de junio por American Airlines, pero tras la reducción del cupo de pasajeros que entran vía aérea a la Argentina a 600 personas, Patricia se convirtió en una más de los 45.000 varados en el extranjero.

Qué es la variante Épsilon y cómo burla el sistema inmunológico

Hace tres días viajó a Miami para presentarse en el aeropuerto. A partir de hoy se quedará a dormir ahí por el resto de su estadía. “En un hotel se te van 200 dólares por día con los traslados, y no sé hasta cuando tengo que quedarme”, dice llorando al teléfono. En sus planes nunca estuvo parar en un hotel, ya que se hospedaba en la casa de su hermana. Pero siente que sólo logrará embarcar si se presenta en el mostrador todos los días. Patricia tiene episodios depresivos, y su medicación se acaba en breve. Trabajaba en un banco y está jubilada por incapacidad.

“Primero me pasaron el pasaje al 5 de julio, que salía un vuelo con conexión en Brasil. Ayer me acerqué al mostrador y me dijeron que el vuelo estaba cancelado. Pero me avisaron que iba a salir un avión en un rato y me dieron un boleto. Salí corriendo a buscar mis cosas, pasé seguridad y cuando llegué al check in había mucha gente. Ahí me di cuenta que estábamos todos en lista de espera. Es desesperante. Ahora nos dicen que el 7 de julio hay otro vuelo”, dice.

En la Argentina la esperan su marido y su hijo de 15 años.

La norma del Gobierno generó malestar y sorpresa, sobre todo porque no hubo tiempo prudencial para reprogramar un regreso. “Yo tenía el vuelo el 30 de junio, y cuando se empezó a hablar de reprogramaciones mi hermana compró otro para el 29 de junio, pero al final las restricciones empezaron desde el 28 y me quedé varada con dos pasajes. Por suerte ella pudo cancelar ese vuelo”, argumenta.

Separadas al nacer

Las gemelas nacieron en el hospital Evita de Lanús, pero la vida y la decisión de su madre hicieron que cada una terminara en un lado opuesto del continente: una en Iowa, Estados Unidos, y la otra en San Rafael, Mendoza.

Patricia estaba trabajando en el Banco Nación cuando una voz al femenina al teléfono le anunció que ella era adoptada, y que tenía una hermana gemela que estaba del otro lado de la línea. “Nuestra madre biológica tenía 15 años. Me enteré a los 46 años. Se enteró Julian Weich de nuestra historia, y la llevaron a mi hermana y a mi hija que vive en Uruguay. Así pasamos nuestro primer cumpleaños juntas. Desde entonces no volvimos a vernos hasta ahora”, explica.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.