El sentimiento independentista se dispara en el oeste de Canadá tras las elecciones

Agencia EFE

Toronto (Canadá), 5 nov (EFE).- El sentimiento independentista en el oeste de Canadá se sitúa en su momento más alto en la historia tras las elecciones generales celebradas en el país el pasado 21 de octubre y ganadas por el Partido Liberal de Justin Trudeau, según una encuesta dada a conocer este martes.

La encuesta, realizada por la firma Ipsos, también constata que una mayoría de canadienses cree que el país "está más dividido que nunca".

Las provincias más desencantadas son Alberta y Saskatchewan, en el oeste del país y donde se concentra el sector petrolero canadiense, lo que está provocando un aumento del apoyo por la independencia en los dos territorios.

Según la encuesta, un 33 % de los habitantes de Alberta y un 27 % de los de Saskatchewan consideran que estaría mejor "separados de Canadá".

En el caso de Alberta, la cifra es 8 puntos porcentuales superior a la de hace un año y 14 puntos más que en 2001. En Saskatchewan, el sentimiento independentista ha aumentado 9 puntos porcentuales en un año y también 14 puntos desde 2001.

Este fuerte aumento del sentimiento independentista ha hecho que incluso supere en la actualidad al de la provincia francófona de Quebec, en el este del país, donde el 26 % expresa deseos de independencia.

Históricamente Quebec ha sido el principal foco de tensión territorial en Canadá. La provincia francófona ha celebrado dos referendos independentistas en su historia. En el último de ellos en 1995, en el que los partidarios de la separación se quedaron a décimas de obtener más del 50 % de los votos.

Desde el año 2000, la llamada Ley de la Claridad y una resolución del Tribunal Supremo, que imposibilitan una declaración unilateral de independencia, han contribuido a la reducción del sentimiento separatista en Quebec.

El aumento del independentismo en el oeste está en parte alimentado por los resultados de las elecciones generales del 21 de octubre, que volvió a ganar Trudeau y los liberales.

Un 51 % de los habitantes de Alberta y un 50 % de Saskatchewan dijeron que están "enfadados" con los resultados electorales, una cifra que se sitúa alrededor del 30 % en otras provincias como Ontario, la mayor del país.

Un nuevo grupo surgido en Alberta y llamado Wexit, un juego de palabras en inglés entre west (oeste) y exit (salida), ha solicitado esta semana certificación como partido político federal.

El fundador del grupo, Peter Downing, con el lema "Make Alberta Great Again" escrito en una gorra, declaró a la televisión canadiense que van a "hacer para el oeste de Canadá lo que el Bloque Quebequés (BQ) hace para Quebec".

El BQ es el partido que representa el movimiento separatista quebequés en el Parlamento federal. En las elecciones del 21 de octubre, el BQ obtuvo 32 de los 338 diputados de la Cámara de los Comunes.

La encuesta también indica que un 65 % de los habitantes de Alberta y un 62 % de los de Saskatchewan consideran que estos territorios no están siendo tratados de forma justa por la confederación canadiense, especialmente por el sistema de transferencias de financiación entre las provincias.

Alberta y Saskatchewan también han expresado su oposición a las políticas de lucha contra el cambio climático del Gobierno federal y a la negativa del este del país a aprobar la construcción de oleoductos que permitan la exportación a gran escala del crudo producido en las dos provincias.

Lo que todas las regiones del país tienen en común, según el sondeo, es el sentimiento que los intereses de sus provincias no están bien representado en el Parlamento canadiense. Sólo entre un 20 % de los habitantes del país y un 44 % en Ontario consideran que la representación es adecuada.

La encuesta fue realizada entre el 24 de octubre y el 1 de noviembre con entrevistas a 1.516 canadienses y tiene un margen de error del 2 %.

(c) Agencia EFE