Sentencia. Condenaron a 24 años de cárcel a Marcos, el capo narco de la 1-11-14

Gabriel Di Nicola
·4  min de lectura

Marco Estrada Gonzáles, más conocido como Marcos, el sindicado capo narco de la villa 1-11-14, fue condenado a la pena única de 24 años de cárcel. Fue el cierre de una causa judicial que tomó impulso en diciembre de 2016 con una serie de allanamientos y la detención de más de 20 sospechosos.

Así lo resolvió el Tribunal Oral Federal (TOF) Nº 3, integrado por los jueces Javier Ríos, Andrés Basso y Fernando Machado Pelloni. La audiencia se hizo por medio de la plataforma Zoom y el Centro de Información Judicial (CIJ) la transmitió por Youtube.

De esta manera, la pena coincidió con lo que había solicitado en su alegato el fiscal general Diego Velasco. El representante del Ministerio Público había considerado a Marcos jefe de una organización narco que, entre 2009 y 2017, operó en la villa 1-11-14, en el Bajo Flores, y que llegó a facturar $14.000.000 mensuales.

Las condenas fueron leídas por el juez Ríos. El juicio había comenzado en junio del año pasado. Algunos de los acusados escucharon y vieron la audiencia desde sus lugares de detención, como el Complejo Penitenciario Federal I, en Ezeiza.

Estrada Gonzáles, su esposa y otros 23 sospechosos habían sido detenidos el 16 de diciembre de 2016 en operativos realizados por detectives de la División Operaciones Especiales Antidrogas de la Policía Federal Argentina (PFA) por orden del por entonces juez federal Sergio Torres, hoy integrante de la Suprema Corte de Justicia bonaerense. En la investigación que derivó en las detenciones de diciembre de 2016, el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por Juan Pedro Zoni y la Procuraduría de Narcocriminal (Procunar), a cargo de Diego Iglesias.

Por ese expediente, Marcos fue condenado a 17 años de prisión y a pagar una multa 33.750 pesos por considerarlo como coautor penalmente responsable de una organización dedicada al tráfico de estupefacientes en su modalidad de comercio y coautor del delito de acopio de armas.

La pena fue unificada con una anterior de diez años de cárcel y, finalmente, Marcos fue condenado a 24 años de cárcel y una multa de 45.200 pesos

La esposa de Marcos, Silvana Salazar,fue condenada a la pena de 13 años de cárcel. Al igual que su marido fue encontrada culpable de ser coautora. Pero también se le unificó la pena en 18 años de prisión por otra condena que ya tenía

"Tres fuerzas de seguridad, la Policía Federal Argentina (PFA), la Gendarmería Nacional y la Policía de la Ciudad, llegaron a la misma conclusión: existía en la villa 1-11-14 una organización narcocriminal que era lidera por Marco Estrada Gonzáles, Silvana Salazar y Pitty [por Fernando Estrada Gonzáles, hermano de Marcos y aún prófugo]. Hubo cambios de gobiernos, crisis económicas, pero desde 2009 hasta mediados de 2017 en su pedazo de territorio, siete hectáreas de la villa 1-11-14 [zona también conocida como barrio popular padre Richiardelli], nada cambió. En ese lugar siempre fueron Marcos, Salazar y Pity. Esperemos que este juicio logré cambiar algo", había sostenido en su alegato el fiscal Velasco.

Durante el debate, la fiscalía contó con la colaboración de la Procunar y la Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (Datip).

Millonaria recaudación

"Estrada Gonzáles y su mujer eran quienes diseñaban la modalidad operacional de la banda y recibían el mayor porcentaje de lo producido económico de la actividad ilícita", había afirmado Torres en enero de 2017 cuando procesó a Marcos, su esposa y el resto de la banda.

Según explicó el representante del Ministerio Público durante su alegato y como había sostenido en sus resoluciones el por entonces juez Torres, la venta de droga en la villa 1-11-14 estaba divida por turnos entre Marcos y Pity.

La droga secuestrada en la villa 1-11-14, la zona de influencia de Marcos
Fuente: Archivo

En un turno de 28 días, según dijo el fiscal Velasco, se podía llegar a recaudar $14.000.000 equivalentes, en su momento, a 900.000 euros.

La equivalencia con la moneda europea no resulta casual. En la resolución donde procesó a Marcos, Salazar y otros sospechosos, el juez Torres había sostenido que la banda narco cambiaba pesos por euros en una agencia de Villa Celina, en La Matanza.

La persona encargada de ir hasta la agencia de cambio ubicada en La Matanza, según el expediente judicial, era Gladys Santos Carhuachín. Hoy fue condenada a la pena de 12 años de cárcel por ser encontrada culpable del delito de comercio de estupefacientes.