Cómo la sencilla camiseta verde de Zelensky se convirtió en un mensaje icónico de desafío

·8  min de lectura
Zelensky repitió sus llamados a una zona de exclusión aérea sobre Ucrania cuando habló ante el Congreso de EE.UU. (AFP/Getty)
Zelensky repitió sus llamados a una zona de exclusión aérea sobre Ucrania cuando habló ante el Congreso de EE.UU. (AFP/Getty)

No puede haber un atuendo más sencillo.

Una camiseta de manga corta en color verde oliva militar, a veces con el símbolo de las fuerzas armadas de Ucrania. A menudo, se le enreda un poco, ya que se le hunde en los bíceps.

En las semanas que precedieron a la invasión rusa de su país, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, solía llevar traje y corbata cuando se dirigía a la nación. Se aseguraba de estar en su despacho presidencial, normalmente con la bandera de Ucrania como telón de fondo.

Sin embargo, en las últimas semanas, cuando las fuerzas rusas han atacado una ciudad tras otra y han tratado de rodear la capital, Kyiv, el presidente asediado ha adoptado un atuendo más básico, y con ello ha dado una imagen sorprendente a la gente a la que se dirige.

En los discursos ante el Congreso de EE.UU., los parlamentos británico y canadiense, y en los mensajes de vídeo dirigidos a su pueblo, el líder de 44 años ha optado por vestir una de esas camisetas verdes, sentado en una sencilla silla y pareciendo hablar desde una sala iluminada artificialmente que sugiere un centro de operaciones, o un búnker, o una combinación de ambos. No hay pistas visuales que delaten su paradero.

Esta semana, Zelensky pronunció un discurso de alto voltaje ante el Congreso en el que imploró a los miembros de ambas cámaras que hicieran más por ayudar a Ucrania y, en particular, por imponer una zona de exclusión aérea.

Comenzó invocando el ataque de Pearl Harbor de diciembre de 1941, que llevaría a EE.UU. a la Segunda Guerra Mundial, y los atentados de Al Qaeda del 9/11.

“Recuerden Pearl Harbor, la terrible mañana del 7 de diciembre de 1941, cuando su cielo estaba negro por los aviones que atacaban”, expresó a través de un intérprete.

Al finalizar, se dirigió directamente a su homólogo de EE.UU., Joe Biden, y lo hizo en inglés.

“Me dirijo al presidente Biden: usted es el líder de la nación, de su gran nación. Deseo que sea usted el líder del mundo. Ser el líder del mundo significa ser el líder de la paz”, aseveró.

“La paz en su país ya no depende solo de usted y de su gente. Depende de los que están a su lado y de los que son fuertes”.

El discurso de Zelensky fue muy aplaudido y calurosamente recibido, y EE.UU. señaló que podría enviar más ayuda militar a Ucrania, aunque Biden y otros líderes de la OTAN temen que la imposición de una zona de exclusión aérea pueda desencadenar un conflicto aún más peligroso con Rusia.

Sin embargo, también fue criticado en términos inverosímiles por un economista y corredor de bolsa, Peter Schiff, que tuiteó: “Entiendo que los tiempos son difíciles, pero ¿el presidente de #Ucrania no tiene un traje?”.

Los comentarios de Schiff recibieron muchas burlas por parte de personas que elogiaron a Zelensky por inspirar a su nación, con su enfoque práctico subrayado por su look con las mangas recogidas.

“Lleva ropa que le relaciona con las fuerzas armadas, sin parecer militarista, y envía un mensaje de que está centrado en asuntos prácticos”, explica a The Independent Rebecca Arnold, profesora titular de Historia del Vestido en el Instituto de Arte Courtauld de Londres.

“El color es especialmente importante para esto: las prendas conectan con la gente de a pie, haciéndole partícipe de su lucha también, pero el color y la repetición de estas prendas las convierten en un uniforme para su liderazgo y sugieren que está preparado para la acción”.

Y añade: “Se está comunicando, por tanto, con quienes le rodean en el gobierno, pero sobre todo, a través de los medios digitales y patrimoniales, se conecta con la gente de su país y con el mundo en general. Es el equivalente visual y material de sus palabras: que el mundo debe estar unido en la acción”.

Zelensky no es el primer dirigente en tiempos de guerra o conflicto que envía un mensaje de este tipo con su ropa.

Fidel Castro, fotografiado en 2005, llevaba siempre su uniforme cuando aparecía en público (AFP via Getty Images)
Fidel Castro, fotografiado en 2005, llevaba siempre su uniforme cuando aparecía en público (AFP via Getty Images)

Durante la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill fue fotografiado con su sombrero negro de Homburg y dando caladas a un puro, como si dijera “sigan con normalidad”, incluso mientras las bombas caían sobre Londres y las fuerzas alemanas marchaban por Europa.

El cubano Fidel Castro solo se dirigió a su nación, o a las Naciones Unidas, vistiendo su traje militar con charreteras blasonadas, como para recordar al mundo su buena fe revolucionaria.

Tras el 9/11, George W. Bush utilizó el altavoz de los bomberos mientras visitaba los escombros de las Torres Gemelas en el Bajo Manhattan para anunciar: “¡Los oigo! ¡Los oigo! El resto del mundo los oye. Y la gente que derribó estos edificios nos oirá a todos ustedes pronto”.

Durante décadas en Myanmar, la líder de la oposición, Aung San Suu Kyi, llevaba invariablemente un longyi de seda planchado, que emitía una sensación de desafío tranquilo y elegante, cuando era conducida por los generales de la junta.

“La ropa refleja nuestras emociones, pasiones y propósitos. Más ampliamente, pueden hacer una declaración sobre el estado de nuestra cultura. Los líderes más inteligentes entienden que lo que llevan puesto puede hablar por ellos y enviar un mensaje más fuerte que cualquier discurso”, explica Hildy Kuryk, exdirectora de comunicación de la revista Vogue y socia fundadora de Artemis Strategies.

“Aunque a menudo se habla más de la vestimenta cuando se analizan las líderes mujeres, el arte de ‘dar la talla’ es neutral en cuanto al género y universal. El Presidente Zelensky envía un claro mensaje de que está integrado en esta guerra, no es una figura que flota sobre ella. Está en la lucha y se ha comprometido a permanecer con su pueblo, independientemente de los riesgos”.

Dice que, a diferencia de otros líderes de la historia que se han puesto un camuflaje para señalar que están alineados con sus militares, Zelensky “sabe que los combatientes en Ucrania son el pueblo de Ucrania. Cada día que pasa, el Presidente Zelensky se muestra solidario con ellos, con la gente corriente que un día se despertó y se vio obligada por las circunstancias a ser defensores de su patria o refugiados en el extranjero”.

El aspecto de Zelensky parece haber impresionado a quienes han hablado con él en las últimas semanas.

Muchos informan de que cuando habló con los dirigentes de la UE, pocos días después de que su país fuera invadido, estos se sintieron muy conmovidos por su situación.

“Puede que esta sea la última vez que me vean con vida”, les dijo.

La fuerza de sus palabras y la evidente gravedad de la situación tuvieron un impacto estremecedor en quienes le escuchaban. En pocas horas, las capitales de toda Europa -junto con Estados Unidos- estaban coordinando un conjunto de sanciones contra Vladimir Putin mucho más riguroso de lo que se había considerado nunca.

Cosas que parecían imposibles de acordar, como la expulsión de Rusia del sistema bancario SWIFT, se acordaron rápidamente. Se incluyó una sanción personal a Putin.

Hubo más: Alemania, que tenía una importante relación con Moscú, ya había suspendido su participación en el proyecto de gas Nord Stream 2. Después, el canciller alemán, Olaf Scholz, anunció que Berlín iba a gastar €100.000 millones (US$113.000 millones) en una gran expansión de su ejército.

La difícil situación de Ucrania y su presidente también ha sido percibida por el mundo real de la moda.

La líder de la oposición Aung San Suu Kyi saluda a sus partidarios tras su liberación en Yangon el 13 de noviembre de 2010 (AFP via Getty Images)
La líder de la oposición Aung San Suu Kyi saluda a sus partidarios tras su liberación en Yangon el 13 de noviembre de 2010 (AFP via Getty Images)

A principios de este mes, Demna Gvasalia, director creativo de Balenciaga de origen georgiano, dedicó el desfile de invierno 2022-23 de la casa de moda a Ucrania y a los millones de refugiados que huyen de ella.

Mail Online reportó que se dejó una nota en cada asiento de un reciente desfile en París, diciendo que mientras “la semana de la moda se siente como una especie de absurdo”, cancelar el desfile habría significado “rendirse al mal que ya me ha hecho tanto daño durante casi 30 años”.

Gvasalia, de 40 años, huyó de Georgia en 1993 con tan solo 12 años, cuando el país atravesó una violenta guerra civil. Posteriormente vivió en Ucrania y Rusia antes de trasladarse a Alemania.

“La guerra en Ucrania ha desencadenado el dolor de un trauma del pasado que llevo en mí desde 1993, cuando ocurrió lo mismo en mi país de origen”, declaró a los periodistas entre bastidores.

¿La decisión de Zelensky de llevar la camiseta es meditada?

“Creo que es intencionada”, señala Rebecca Arnold, de The Courtauld.

“Aunque no haya empezado así, la repetición de unas pocas prendas clave envía un claro mensaje de que su atención no se centra en su ropa y que se trata de una especie de uniforme informal”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.