Senadores reculan y no permitirán testigos en el juicio político contra Trump

Griffin Connolly
·4  min de lectura
<p>Aproximadamente una hora antes, el Senado había votado 55-45 para escuchar a los testigos  </p> (Getty Images)

Aproximadamente una hora antes, el Senado había votado 55-45 para escuchar a los testigos

(Getty Images)

Los gerentes demócratas del juicio político de la Cámara de Representantes se han alejado de su solicitud de escuchar el testimonio de la congresista Jaime Herrera-Beutler, sobre la acalorada llamada telefónica entre Kevin McCarthy y Donald Trump durante la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero.

Los demócratas y republicanos del Senado, así como los gerentes de juicio y el abogado defensor de Trump, llegaron a un acuerdo de último minuto el sábado para leer la declaración de Herrera-Beutler sobre la llamada Trump-McCarthy para que el juicio pudiera proceder a los alegatos finales y votación final.

"El abogado del expresidente está de acuerdo con la admisión de esa declaración pública como prueba en este momento", declaró el abogado de Trump, Bruce Castor.

"Los gerentes están preparados para celebrar el acuerdo", indicó el gerente principal Jamie Raskin.

Raskin leyó la declaración de Herrera-Beutler como evidencia y luego comenzó el argumento final de su lado.

Aproximadamente una hora antes, el Senado había votado 55-45 para escuchar a los testigos, según la solicitud de Raskin, una medida que sorprendió tanto al equipo de defensa de Trump como a los senadores de ambos partidos.

Cinco republicanos, Mitt Romney, de Utah, Susan Collins, de Maine, Lisa Murkowski, de Alaska, Ben Sasse, de Nebraska, y Lindsey Graham, de Carolina del Sur, votaron con los 50 demócratas para permitir que los gerentes del juicio político y el abogado defensor de Trump llamaran a testigos.

Pero para comenzar a llamar a testigos, los demócratas y los republicanos habrían tenido que unirse en un acuerdo bipartidista que rija el proceso de deposición, ya que cualquier resolución tendría que superar el umbral tradicional de 60 votos de la cámara.

Los líderes del Senado pasaron aproximadamente una hora sopesando las preguntas abiertas presentadas para una posible fase prolongada de declaraciones de testigos, que amenazaban con paralizar durante semanas la cámara en medio del juicio político: ¿Cuántos testigos serían llamados? ¿Cómo se realizarían las deposiciones? ¿Cómo procedería el juicio si un testigo desafiara una citación para testificar? ¿Cuántos abogados habría en la sala para cada declaración?

En última instancia, los líderes demócratas y los gerentes del juicio político cedieron y aceptaron la propuesta del Partido Republicano de incorporar como prueba la declaración de Herrera-Beutler.

En sus propias palabras, esto es lo que sucedió entre McCarthy y Trump el 6 de enero:

“Cuando McCarthy finalmente se comunicó con el presidente el 6 de enero y le pidió que cancelara públicamente y enérgicamente los disturbios, el presidente inicialmente repitió la falsedad de que era Antifa la que había irrumpido en el Capitolio. McCarthy refutó eso y le dijo al presidente que eran partidarios de Trump. Fue entonces cuando, según McCarthy, el presidente respondió: 'Bueno, Kevin, creo que esta gente está más molesta que tú por las elecciones'”.

Los informes posteriores han afirmado que McCarthy respondió al presidente: "¿Con quién diablos crees que estás hablando?"

Raskin argumentó el sábado que el intercambio respalda el caso de los gerentes de juicio político de que Trump incitó deliberadamente a la insurrección el 6 de enero, mientras el Congreso certificaba la victoria electoral de Joe Biden.

“Esa conducta es, obviamente, parte integrante del delito constitucional por el que fue acusado, la incitación a la insurrección. Esa [conducta] es una continua incitación a la insurrección. La conducta descrita no solo perpetuó su ofensa continua, sino que también nos proporciona hoy aquí más pruebas decisivas de su intención de incitar a la insurrección en primer lugar”, mencionó Raskin.

El abogado de Trump, Michael van der Veen, respondió a la solicitud de testigos de los gerentes el sábado amenazando con llamar a decenas de sus propios testigos para retrasar los procedimientos.

“Voy a necesitar 100 testigos. No solo uno”, dijo Van der Veen.

“Lo único que les pido, si votan por testigos, no me esposen limitando el número de testigos que puedo tener. Necesito hacer una investigación exhaustiva que no hicieron”, indicó sobre los gerentes de juicio político. “Necesito hacer la investigación al estilo del 11-S que pidió Nancy Pelosi. Ya debería haberse hecho. Es un incumplimiento del deber de los administradores de la Cámara que no lo hicieron".

La Comisión del 11-S, que se estableció más de un año después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, tardó casi dos años más en completarse. No se publicó hasta el 26 de julio de 2004.

Relacionados

“Haz que testifique”: los demócratas desafían a los abogados del juicio político de Trump a proporcionar pruebas exculpatorias

Senado escuchará a testigos durante el juicio político de Trump tras revelarse su polémica llamada con McCarthy

Mitch McConnell confirma que votará para absolver a Trump en el juicio político