Los senadores de Juntos por el Cambio repudian el “infame” pedido de juicio político a la Corte y rechazan el diálogo con el Gobierno

El interbloque de Juntos por el Cambio en el Senado
El interbloque de Juntos por el Cambio en el Senado - Créditos: @Hernán Zenteno

El interbloque de Juntos por el Cambio en el Senado rechazó hoy el intento del presidente Alberto Fernández de avanzar con el pedido de juicio político contra los jueces de la Corte Suprema de Justicia. Además, el espacio opositor que conduce Alfredo Cornejo en la Cámara alta anticipó que no participará de ninguna mesa de diálogo con el oficialismo mientras el Ejecutivo nacional continúe su embestida contra la independencia del Poder Judicial.

“Ningún acuerdo será posible en el Congreso de la Nación, si antes no se respeta, en los hechos, la plena vigencia de la Constitución Nacional” , remarcaron.

Los senadores de JxC calificaron de “infame” el pedido de juicio político que prepara Alberto Fernández, que cuenta con el aval de once gobernadores aliados a la Casa Rosada. “Se trata de un nuevo hecho destinado a intentar horadar la independencia del Poder Judicial de la Nación presionando a los miembros de la CSJN y demás funcionarios y magistrados”, indicaron.

Desde el interbloque de la principal fuerza opositora alertaron sobre la seguidilla de ataques del Gobierno contra la Justicia, como la amenaza del Presidente de no acatar el fallo de la Corte que restituyó los fondos de coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires. A la vez repudiaron que el ministro de Justicia, Martín Soria, haya anticipado que Fernández podría reformar el Consejo de la Magistratura a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia si Juntos por el Cambio traba un eventual debate en la Cámara de Diputados durante las sesiones extraordinarias que prepara la Casa Rosada.

El malabarista de la ilegalidad

“El ministro de Justicia ha manifestado públicamente que el Poder Ejecutivo podría reformar el Consejo de la Magistratura de la Nación por medio de un improcedente DNU, sin valorar que la Constitución Nacional requiere una ley especial de mayoría agravada, para lo que se hace imprescindible el consenso político”, remarcó el interbloque de JxC en el Senado. Hoy, los colaboradores del Presidente tomaron de los dichos de Soria.

La bancada conducida por Cornejo también cuestionó al Presidente y referentes del oficialismo por intentar “utilizar” las filtraciones ilegales de chats para “atacar periodistas y dirigentes de la oposición”. El escándalo por esas pinchaduras derivó en un cruce de acusaciones entre el Gobierno y los jefes de Juntos por el Cambio. Elisa Carrió denunció a César Milani, exjefe del Ejército, y pidió que la Justicia investigue la supuesta existencia de una “mesa militar” que haría espionaje clandestino.

En tanto, Agustín Rossi, titular de la AFI, anunció que impulsará una denuncia penal contra los periodistas Joaquín Morales Solá y Daniel Santoro, y los diarios Clarín y La Nación, por haber publicado artículos en los que menciona un pedido de informes de diputados opositores vinculado a la existencia de una supuesta “mesa militar” dedicada al espionaje ilegal. La maniobra oficial fue repudiada por la oposición y las entidades periodísticas, como ADEPA.

Ayer, el nuevo jefe de asesores del Gabinete nacional, Antonio Aracre, sugirió que la Casa Rosada evalúa armar una nueva convocatoria al diálogo a la oposición. Desde JxC advirtieron que si bien el ámbito para debatir con el oficialismo es el Congreso, no se sentarán a discutir ningún tema con el oficialismo mientras el Ejecutivo continúe con sus ataques a la Justicia.

“Ante la gravedad institucional del accionar del Presidente y sus funcionarios, los senadores de Juntos por el Cambio reafirmamos que el Congreso Nacional es el ámbito institucional del diálogo y búsqueda de consensos políticos. Sin embargo, ello no será posible en la medida en que el Poder Ejecutivo de la Nación continúe atacando las normas más básicas de convivencia establecidas en la Constitución Nacional como la independencia del Poder Judicial”, concluyeron.