Senadora colombiana sale ilesa tras haber sido víctima de un atentado

Bogotá, 29 oct (EFE).- La senadora colombiana Aida Quilcué, elegida en el curul por la circunscripción indígena, denunció este sábado haber sido víctima de un atentado contra el vehículo en el que se movilizaba con su equipo de seguridad del que ha salido ilesa.

El atentado se produjo "aproximadamente a las 17.45 (22.45 GMT) entre la vía de Popayán a la Plata en el sector de Junta", explicó por teléfono a EFE Quilcué, que se encontraba en la zona visitando comunidades indígenas en el ejercicio de su labor política.

"El carro sufrió varios impactos pero salimos bien gracias a Dios del sitio", dijo la senadora, que asegura que lleva recibiendo amenazas desde 2018 y ha presentado más de 120 denuncias.

El atentado se produjo en el municipio de Guadualejo, una zona rural del Cauca, en el suroeste de Colombia.

La camioneta de su esquema de seguridad recibió al menos seis disparos, según el relato de la senadora del partido indígena Mais -que está integrado en la coalición gobernante-, que impactaron en los vidrios, en la carrocería y en las llantas.

Según la senadora, los autores fueron "grupos que se mueven en los territorios", sin especificar ninguno en particular, ya que "en el departamento del Cauca históricamente ha sido sistemático y en estos tiempos se ha agudizado la guerra".

"Para ninguno de los líderes sociales o autoridades indígenas es seguro (esta zona) en estos momentos", lamentó la senadora.

El representante especial del secretario general de la ONU en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, rechazó el atentado y aseguró que su "ejercicio político, en pro de comunidades indígenas y derechos humanos, es fundamental para consolidar la paz en Colombia".

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) denunció en 2017 que Quilcué, junto a otros líderes indígenas del Cauca, eran víctimas de amenazas de muerte, después de que defendieran una "minga" (forma de protesta indígena) para exigir al Gobierno que respetasen sus derechos.

(c) Agencia EFE