Quién es la senadora Claudia Ledesma Abdala, tercera en la línea presidencial

Leonel Alberto Rodríguez

SANTIAGO DEL ESTERO.- "A mí me respetan o me tienen miedo. O ambas cosas. Pero a quien la gente quiere de verdad es a Claudia". La frase pertenece a Gerardo Zamora, el gobernador de Santiago del Estero que transita su tercer mandato y es el esposo de Claudia Ledesma Abdala de Zamora, senadora electa y futura presidenta provisional del Senado, por lo que será la tercera en la línea sucesoria presidencial. Gobernó la provincia entre 2013 y 2017 y ahora secundará a Cristina Kirchner en la conducción de la Cámara alta.

Casada, con tres hijos, tiene 45 años y ocupará el mismo cargo que tuvo su esposo, el actual gobernador, en el Senado, durante la segunda presidencia de Cristina Kirchner.

Cuando Gerardo Zamora ganó por primera vez la gobernación santiagueña, en marzo de 2005, Claudia Ledesma Abdala tenía 30 años y había completado sus estudios de abogacía y escribanía. Se casaron durante la primera gestión de Zamora, que accedió a la gobernación de la provincia en tiempos de crisis, luego de la caída del matrimonio Juárez compuesto por el caudillo peronista Carlos Arturo Juárez y su esposa "Nina" Aragonés, régimen al que siguió un año y medio de intervención federal a cargo de Pablo Lanusse, para encarrilar el llamado a elecciones.

Las reuniones políticas nunca fueron ajenas para la nueva presidenta provisional del Senado. Desde niña se familiarizó con el mundo de la política, a través de la actuación de su abuelo materno, el caudillo radical Ricardo "Pololo" Abdala, respetado médico de la ciudad de La Banda. Por el lado de los Ledesma, en cambio, concibió una "pata peronista". La casa de su familia materna fue muchas veces el epicentro de encuentros políticos de la militancia radical bandeña y provincial.

Cuando conoció a Zamora se desempeñaba como jueza de Faltas Municipal y antes había sido defensora del Pueblo de La Banda, la segunda en importancia de la provincia, durante la intendencia de Héctor "Chabay" Ruiz. Durante la gobernación de su esposo, Ledesma Abdala fue titular de un registro de propiedad automotor en la provincia.

El mes de octubre de 2013 fue de los más tensos en materia política en Santiago del Estero. Impedido por la constitución provincial, Zamora buscaba por vía judicial un tercer mandato consecutivo como gobernador, a lo que accedió un tribunal de la provincia. Cuando todo iba encaminado a su propósito, la Corte Suprema de Justicia de la Nación hizo lugar a un planteo de la oposición santiagueña y determinó que ese fallo violaba, claramente, la carta magna provincial e inhabilitaba al mandatario a postularse nuevamente.

El fallo de la Corte dejó al Frente Cívico sin reacción en las primeras horas. El Plan B era postular a Ángel Niccolai, su compañero de fórmula, para gobernador. Pero en esos días de tensión, mientras la oposición no lograba terminar de unirse, surgió el nombre de Claudia Ledesma Abdala de Zamora para reemplazar a su esposo en la candidatura.

La fórmula quedó compuesta por Ledesma Abdala de Zamora-Neder y el 1 de diciembre, con casi el 65% de los votos y 39 años, la esposa del gobernador fue elegida en el lugar de su esposo, que pudo prolongar su influencia política en la provincia. Tras un paréntesis de cuatro años, Zamora volvió a ser gobernador en 2017.

"Esto de los matrimonios gobernantes ya se vio, en el país y en la provincia, es una vergüenza", apuntaron desde la UCR santiagueña no alineada al zamorismo, haciendo referencia a Perón e Isabel Perón, a nivel nacional y a Carlos Arturo Juárez y su esposa Mercedes Marina Aragonés, conocida como "Nina", la primera gobernadora mujer de la provincia, que accedió a ese puesto siendo vicegobernadora, tras la escandalosa salida del gobernador Carlos Díaz, en 2002.

La gestión de Ledesma Abdala de Zamora estuvo fuertemente marcada por lo social. En agosto de 2014 recibió como gobernadora en la capital santiagueña a la presidenta Cristina Kirchner y junto con Zamora, por entonces presidente provisional del Senado, encabezaron un acto para inaugurar obras educativas.

En 2017 ingresó como diputada nacional e integró las comisiones de Turismo y de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia. No se le conocen proyectos presentados -según su ficha en Directorio Legislativo- y fue una de las más firmes opositoras a la reforma previsional que impulsó el gobierno de Mauricio Macri. De todos modos, los diputados y senadores por su provincia acompañaron varias leyes del gobierno de Cambiemos.

En los últimos comicios la maquinaria electoral del Frente Cívico le dio el mayor triunfo en el país a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner, con el 75% de los votos. En esos comicios, Ledesma Abdala fue elegida senadora nacional por el Frente Cívico Santiago.

Aunque su agrupación tiene origen radical, en las últimas horas agradeció la confianza depositada para secundar a Cristina Kirchner en la conducción del Senado y afirmó que "ante la situación en la que hoy se encuentra el país es fundamental que nos encontremos todos unidos y trabajando en este Frente de Todos, para sacar adelante al país".