Un senador brasileño es herido de bala durante una protesta de policías

Agencia EFE

Sao Paulo, 19 feb (EFE).- El senador brasileño Cid Gomes resultó herido este miércoles al recibir dos disparos de arma de fuego durante una protesta de policías en el interior del estado de Ceará, en el noreste del país, aunque su vida no corre peligro.

Gomes, de 56 años y hermano del excandidato presidencial laborista Ciro Gomes, está estable en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) tras el ataque ocurrido en la ciudad de Sobral (Ceará), en medio de una revuelta policial que ha abierto una crisis de seguridad en Ceará.

El suceso se produjo cuando el parlamentario, arropado por una multitud, conducía una retroexcavadora y arremetió contra un grupo de supuestos agentes que bloqueaban la entrada a un batallón policial del municipio.

En un video divulgado en redes sociales, se observa cómo el grupo de supuestos agentes encapuchados que le impiden el paso empieza a lanzar objetos contra el vehículo.

En un determinado momento, se escucha el sonido de unos disparos y se ve cómo se rompen los cristales de la retroexcavadora en la que estaba montado Cid Gomes.

Según el Hospital del Corazón, donde está ingresado, ambos proyectiles le impactaron en la región del pecho.

Uno de ellos entró y salió de su cuerpo, pero el otro se quedó en el pulmón, por lo que tuvo que ser intervenido para su retirada.

Las autoridades brasileñas anunciaron la apertura de una investigación para esclarecer el ataque a Cid Gomes.

GOMES SE RECUPERA EN EL HOSPITAL

El parlamentario presenta una "buena evolución clínica", está "lúcido" y respira "sin ayuda de aparatos", aunque aún no tiene previsión de alta médica, señalo el hospital en un boletín.

Por su parte, Ciro Gomes informó en sus redes sociales que su hermano fue "víctima de dos tiros de arma de fuego" efectuados por "policías militarizados amotinados y enmascarados", aunque remarcó que el senador no corre "riesgo de muerte".

"Espero serenamente, aunque lleno de rabia, que las autoridades responsables presenten a los marginales que intentaron este homicidio bárbaro y sean sometidos a la penas de la ley", escribió Ciro Gomes, quien además de candidato presidencial fue también gobernador de Ceará.

La asesoría informó en un primer momento que el senador había sido herido por balas de goma, pero poco después envió a los medios de comunicación otra nota en la que afirmaba que fue tiroteado por arma de fuego.

El senador había informado horas antes en sus redes sociales que se dirigía a Sobral, su ciudad natal, ante "las escenas deplorables" que había visto en las últimas horas, y convocado a la población local para que le acompañase.

"Estoy impresionado con las escenas de quien debería dar seguridad al pueblo y está promoviendo la inseguridad, el desorden. No me conformo con eso", dijo Cid Gomes.

POLICÍAS DEMANDAN UNA MEJORA SALARIAL

Los policías militarizados, que en Brasil tienen estatus militar y tienen prohibido constitucionalmente hacer huelga, exigen desde finales del año pasado en Ceará una subida en sus sueldos.

Este miércoles, un grupo de encapuchados subidos en vehículos de la Policía Militarizada ordenó a los comerciantes del centro de Sobral cerrar sus negocios, lo que obligó a intervenir a otros cuerpos de seguridad del estado de Ceará.

Según la Secretaría regional de Seguridad, grupos de policías militarizados organizan motines en varias ciudades de Ceará.

También este miércoles, al menos cuatro batallones de la Policía Militarizada fueron ocupados por supuestos agentes encapuchados, que pincharon los neumáticos de los vehículos oficiales que allí se encontraban.

EL GOBIERNO BRASILEÑO REFUERZA LA SEGURIDAD EN CEARÁ

Tras estos ataques, el gobernador de Ceará, Camilo Santana, anunció que solicitó al Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro el apoyo de tropas federales para reforzar la seguridad en la región.

En este sentido, el ministro de Justicia y Seguridad, Sergio Moro, autorizó el envío de un contingente de la Fuerza Nacional, un cuerpo de elite formado por policías, a Ceará para garantizar el orden público y contener los altercados provocados, al parecer, por agentes insatisfechos con sus condiciones laborales.

Por su parte, el presidente del Senado, Davi Alcolumbre, dijo en una nota que acompaña "con preocupación" los desdoblamientos del suceso y afirmó que entró en contacto con Moro y el gobernador de Ceará para "obtener informaciones y garantizar la seguridad del parlamentario".

(c) Agencia EFE