Senado: la oposición abandonó la sesión y denunció irregularidades con el sistema remoto

Gustavo Ybarra

Enojados con Cristina Kirchner, los senadores opositores pusieron en tela de juicio la transparencia de las sesiones virtuales

Por segunda semana consecutiva, la oposición abandonó el debate virtual en el Senado en rechazo a la violación por parte del oficialismo del protocolo de sesiones remotas impulsado por la vicepresidenta Cristina Kirchner, y aprobado por unanimidad por la Cámara alta, que limita el tratamiento de proyectos a aquellos relacionados con la pandemia de coronavirus.

En esta oportunidad, la oposición le sumó a sus reclamos la denuncia de graves irregularidades que pondrían poner en tela de juicio la transparencia de las sesiones virtuales del Senado.

La más dura la planteó la radical Pamela Verasay (Mendoza), quien la semana pasada había tenido problemas para conectarse a la sesión, lo que le valió una recriminación de Cristina Kirchner, que la criticó por haberse olvidado la clave para ingresar al sistema.

Caso Nisman: un exagente del Mossad dice que le entregó al fiscal información sobre cuentas de Cristina

En una cuestión de privilegio, Verasay negó que su problema haya sido un tema de claves sino que, dijo, obedeció "a un bloqueo del sistema que hasta el día de hoy informática no ha podido solucionar".

Es tan endeble este sistema que a mí no me dejaban votar pero sí aparecía dando quorum; tuve que votar con un usuario prestadoPamela Verasay

Cristina Kirchner replicó las acusaciones de la legisladora mendocina por intermedio del secretario parlamentario, Marcelo Fuentes, quien leyó el expediente abierto tras el incidente abierto la semana pasada. "Según se pudo verificar en la plataforma, la senadora logró una conexión exitosa con el nuevo usuario que se le dio de forma temporaria", aclaró el funcionario.

Unas horas antes, los líderes de los bloques de Juntos por el Cambio y el interbloque Federal le habían elevado una nota a la vicepresidenta en la que se quejaban porque la concentración del manejo del sistema "en áreas operativas que dependen de la Presidencia limita sensiblemente la posibilidad de control".

"Mano alzada"

"Resulta prácticamente imposible, sin tener acceso al sistema, verificar la real asistencia de todos los senadores que aparecen registrados con la obvia implicancia que eso tiene en el quorum y en las votaciones, sobre todo las efectuadas a mano alzada", agrega la misiva, firmada por Luis Naidenoff (UCR-Formosa), Humberto Schiavoni (Pro-Misiones) y el peronista disidente Juan Carlos Romero (Salta)

Los integrantes de Juntos por el Cambio y del interbloque Federal se desconectaron luego de votar la ley que habilita la educación a distancia durante la emergencia sanitaria.

Así, el Frente de Todos quedó en soledad en la videoconferencia. El mismo escenario se había registrado la semana pasada, cuando el oficialismo incluyó en la sesión la discusión de dos decretos de necesidad y urgencia del gobierno de Mauricio Macri.

Los cuadernos de las coimas: el viaje secreto de dos fiscales españoles a Buenos Aires para investigar la corrupción

En el final del debate, la oposición volvió a la carga con la ruptura de las reglas de juego. "Hicimos un acuerdo, esta necesidad de violar el reglamento no habla nada bien del funcionamiento del bloque mayoritario y de lo que pretenden", se quejó el radical Martín Lousteau.

Lousteau había protagonizado un cruce la semana pasada

En el cierre, Naidenoff acusó al oficialismo de "destilar revancha" en cada sesión. "No asumen que tienen que hacerse cargo de la realidad; por el contrario, tensan la cuerda y redoblan la apuesta", concluyó.

Con el oficialismo en soledad y una intervención de Oscar Parrilli que generó una reacción de Cristina Kirchner, la sesión virtual continuó.