El Senado de México aprueba que la Guardia Nacional esté bajo mando del Ejército

·2  min de lectura

El partido oficialista Morena y sus aliados avalaron este viernes en el Senado una polémica reforma que transfiere el control de la Guardia Nacional, actualmente bajo mando civil, a la secretaría de Defensa.

"Con 71 votos a favor, 51 en contra y una abstención, se aprueba en lo general (...) el dictamen que reforma cuatro leyes" relativas a la Guardia Nacional, informó el órgano parlamentario en su cuenta de Twitter.

La votación se realizó en los primeros minutos de este viernes tras horas de discusiones.

Estas modificaciones legales fueron propuestas por el presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador como parte de su estrategia para combatir al crimen organizado y la ola de violencia que golpea al país desde hace más de 15 años.

Sin embargo, defensores de derechos humanos y partidos de oposición han criticado esta iniciativa que, según ellos, sería contraria a la constitución.

Se anticipa que legisladores opositores presenten una controversia ante la Suprema Corte mexicana.

Morena, el partido de López Obrador, consiguió que la reforma fuera votada en la Cámara de Diputados el pasado 3 de septiembre y tras su aprobación en el Senado, concluye el proceso legislativo y será remitida al Ejecutivo para su publicación y entrada en vigor.

La Guardia Nacional fue creada en 2019, también por impulso de López Obrador, y si bien la mayoría de sus 115.000 elementos son de formación militar, ahora está bajo un mando civil e integrada a la Secretaria de Seguridad.

Los críticos de este proyecto acusan al presidente de buscar militarizar al país y advierten del riesgo de que se multipliquen los abusos de autoridad y las violaciones a los derechos humanos.

El oficialismo defiende su estrategia con el argumento de que las Fuerzas Armadas gozan de una amplia aprobación entre la población y de que son menos susceptibles de ser infiltradas por el crimen organizado.

México está envuelto en una espiral de violencia ligada al crimen organizado que ha dejado unos 340.000 muertos desde 2006, cuando se lanzó un polémico operativo militar antidrogas.

sem/zm