Senado: el kirchnerismo designó a Alejo Ramos Padilla como juez electoral bonaerense

Gustavo Ybarra
·4  min de lectura

En un año en que se realizarán las elecciones de medio término para renovar el Congreso, el Senado le dio acuerdo hoy a Alejo Ramos Padilla, de clara sintonía con el kirchnerismo, para ocupar el Juzgado Federal 1 de La Plata, un cargo judicial clave ya que tiene competencia electoral sobre toda la provincia de Buenos Aires, el distrito más poblado del país.

La nominación de Ramos Padilla, que actualmente se desempeña como juez federal de Dolores, fue rechazada por todo el arco opositor por su fuerte vinculación con el sector oficialista que lidera Cristina Kirchner. La vicepresidenta estuvo para abrir la sesión, la primera del año, pero se ausentó durante el debate del pliego, que fue aprobado por 40 votos a favor y 26 en contra.

Quién es Alejo Ramos Padilla, el elegido del kirchnerismo para el estratégico juzgado electoral de La Plata

"Esto forma parte de un plan bien orquestado de acomodar toda la Justicia con el único objetivo de la búsqueda de la impunidad de todos los imputados pertenecientes al oficialismo", denunció el peronista disidente Juan Carlos Romero (Salta), quien calificó a Ramos Padilla como un "juez militante".

Desde el oficialismo defendieron la figura del candidato propuesto por el Poder Ejecutivopara ocupar el juzgado que quedó vacante tras el fallecimiento de Manuel Blanco en septiembre de 2014.

"Es un juez probo que ha soportado con hidalguía, en silencio ejemplar, tanto las críticas de la hoy oposición como de algunos sectores de los medios concentrados de prensa por la causa del espionaje", afirmó Mario País (Frente de Todos-Chubut).

El senador oficialista defendió, así, a Ramos Padilla de las críticas que recibió por el manejo que hizo de la causa que investiga la supuesta relación de funcionarios judiciales, políticos del gobierno de Mauricio Macri y periodistas con maniobras de espionaje ilegal y sus relaciones con el falso abogado Marcelo D'Alessio.

El kirchnerismo usó ese expediente para fundamentar su denuncia de la existencia de una guerra judicial (lawfare) contra Cristina Kirchner. Según este sector, la causa demuestra que se inventaron "arrepentidos" para involucrar a la expresidenta y exfuncionarios de sus administraciones en hechos de corrupción, como la de los cuadernos de las coimas.

Ramos Padilla fue nominado para ocupar el Juzgado Federal 1 de La Plata por el presidente Alberto Fernández el año pasado, luego de que se realizara un proceso de revisión de los pliegos judiciales que remitidos durante el gobierno de Mauricio Macri y que quedaron cajoneados en el Senado.

El Gobierno eligió a un abogado de Cristina Kirchner para cubrir una de las vacantes de la estratégica Cámara Federal

El macrismo había nominado para ese juzgado a Laureano Durán, candidato que Fernández quiso sostener. Sin embargo, la presión de la vicepresidenta terminó inclinando la balanza a favor de Ramos Padilla, quien había obtenido el mejor puntaje en el concurso realizado por el Consejo de la Magistratura, como se encargó de destacar el senador País al defender su postulación.

Además de la calificarlo de "juez militante", Romero recordó que Ramos Padilla afrontó ocho denuncias por mal desempeño en el Consejo de la Magistratura, de las cuales tres se mantienen abiertas.

El flamante juez federal de La Plata había rechazado esas imputaciones cuando defendió su pliego ante la Comisión de Acuerdos, en diciembre último. "En el expediente que yo tramito, que tiene 80 cuerpos y 170 legajos, se hicieron numerosos planteos, nulidades, cuestiones de competencia, recusaciones. Todas y cada una fueron rechazadas en cada una de las instancias", afirmó.

El caso D'Alessio

El expediente que conduce Ramos Padilla en el juzgado federal de Dolores le sirvió de argumento al kirchnerismo para abrir una investigación sobre los vínculos del macrismo con el espionaje ilegal en la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia.

También fue utilizado por los legisladores que responden a Cristina Kirchner en la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control del Ministerio Público para perseguir al fiscal Carlos Stornelli por sus repetidas negativas a comparecer a los repetidos llamados a indagatoria del magistrado

En la sesión de esta tarde, País volvió a la carga sobre el tema y calificó como un "bochorno" la respuesta de Stornelli "ante la Justicia, resistiéndola como no se le permite a ningún ciudadano resistir".