Senado dispensa primera lectura a dictamen de Guardia Nacional

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 8 (EL UNIVERSAL).- El pleno del Senado de la República dispensó la primera lectura al dictamen que transfiere la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa y concluyó la sesión ordinaria de este jueves.

Alejandro Armenta, presidente de la Mesa Directiva, dio por concluida la sesión matutina que duró menos de 20 minutos y de inmediato citó a una segunda sesión que iniciará a las 12:30 del día y en donde se prevé debatir y aprobar el dictamen en materia de Guardia Nacional.

En la Gaceta Parlamentaria se publicó el dictamen que destaca que "la reforma tiene como finalidad que la Guardia Nacional (GN) sea un cuerpo policial permanente, profesional y disciplinado, adscrito a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), bajo el control operativo y administrativo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)".

La reforma a diversas disposiciones de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, de la Ley de la Guardia Nacional, de la Ley Orgánica del Ejercito y Fuerza Aérea Mexicanos, en materia de Guardia Nacional y Seguridad Pública, busca "garantizar el cumplimiento efectivo de los fines constitucionales de dicha institución de policía para salvaguardar la vida, las libertades, la integridad y el patrimonio de las personas, así como contribuir a la preservación del orden público y la paz social".

El dictamen que se prevé discutir este jueves en una sesión maratónica, destaca que "la Guardia Nacional es el instrumento primordial del Ejecutivo Federal para la prevención del delito, la preservación de la seguridad pública, la recuperación de la paz y el combate a la delincuencia en todo el país. Su participación ha sido fundamental para el cumplimiento de sus fines constitucionales, particularmente: la eficiencia y capacidad logística y operativa de la Sedena".

Se subraya que la reforma propuesta es procedente, debido a que la consolidación de la GN es un eje clave para la pacificación del país, el fortalecimiento de la seguridad nacional y el combate a la delincuencia. La mencionada Minuta propone una fórmula equilibrada para la participación de la Sedena en apoyo de la Guardia Nacional, con una estricta y clara separación y delimitación de las dependencias involucradas, para prevenir y remediar todo tipo de abuso por parte de las autoridades en el ejercicio de sus facultades o en la extralimitación en éste.

Se expone que "el personal militar asignado a la Guardia Nacional continuará sujeto a la jurisdicción militar respecto de los delitos especificados en el Libro Segundo del Código de Justicia Militar que atenten contra la jerarquía y la autoridad". Es decir, en caso de delitos o excesos que comentan contra la población civil serán juzgados al interior del ámbito castrense y no por jueces civiles.

En la breve sesión matutina se guardó un minuto de silencio en memoria de los desaparecidos en el país y un minuto de aplausos por las madres que buscan a sus hijos y familiares.