El Senado designó al abogado de Cristina Kirchner como camarista federal

Gustavo Ybarra
·3  min de lectura
Roberto Boico
Prensa Senado

El oficialismo impuso su mayoría en el Senado y le dio acuerdo a Roberto Boico, abogado de la Cristina Kirchner en la causa por la firma del Memorándun con Irán, como juez de la Cámara Federal porteña , tribunal que deberá entender en varias de las causas en las que se encuentra investigada la vicepresidenta por denuncias de corrupción.

La designación de Boico mereció el rechazo de parte del bloque de Juntos por el Cambio -que votó dividido, ya que algunos senadores optaron por la abstención-, cuestionando el claro alineamiento político del abogado con el kirchnerismo. “No es amigo, es reamigo de la vicepresidenta”, afirmó la macrista Laura Rodríguez Machado (Córdoba).

El pliego impulsado por el Poder Ejecutivo fue aprobado al término de un debate en el que el kirchnerismo volvió a cargar contra el Poder Judicial, al que acusó a actuar en connivencia con el macrismo como palanca de una persecución política contra Cristina Kirchner y el sector político que lidera.

La única voz que defendió la figura de Boico fue la del ultrakirchnerista Oscar Parrilli (Neuquén), a quien el abogado también patrocina ante los estrados judiciales, que acusó a la oposición de rechazar el nombramiento del candidato solo por su ideología.

Roberto Boico, abogado de Cristina Kirchner
Roberto Boico, abogado de Cristina Kirchner


Roberto Boico, abogado de Cristina Kirchner

“No lo votan solamente por cuestiones dogmáticas; por persecución ideológica. No lo votan simplemente porque es kirchnerista”, afirmó Parrilli, quien dijo que cuando el postulante defendió su pliego ante la Comisión de Acuerdos, el pasado 25 de febrero, “dio clase de derecho constitucional”.

El neuquino, habitual vocero de Cristina Kirchner en el recinto, fue el único de los cuatro oradores oficialistas que hablaron en el debate que hizo mención específica a la nominación de Boico, que fue aprobada en un mismo paquete junto a otros 21 pliegos de jueces y defensores públicos.

El rechazo al pliego fue fundamentado por la senadora Rodríguez Machado, quien no solo recordó que Boico es abogado de la vicepresidenta, sino que también mencionó sus constantes apoyos al kirchnerismo a lo largo de los últimos años.

En ese sentido, destacó que fue uno de los fundadores de la agrupación Justicia Legítima y que “defendió de manera pública a Amado Boudou” al criticar la “mediatización excesiva” que tuvo en su momento la causa la que investigó la responsabilidad del exvicepresidente en la adquisición de la imprenta Ciccone.

“Lo de jueces amigos les cabe a ustedes cuando votan este tipo de pliegos”, sentenció Rodríguez Machado en directa réplica a las acusaciones que, momentos antes, había vertido contra el gobierno de Mauricio Macri la presidenta de la Comisión de Acuerdos, la oficialista Anabel Fernández Sagasti (Mendoza).

La senadora mendocina centró su discurso en atacar al Poder Judicial, en línea con el discurso kirchnerista. “Se han empezado a caer varios velos respecto a lo que decimos que hay una persecución judicial para aquellos que intentaron, a través de un gobierno popular, defender los intereses de la Argentina”, afirmó.

Sin dar mayores precisiones, Fernández Sagasti dejó en claro que el oficialismo está rumiando nuevas medidas para reformar la Justicia, tal como lo anticipó Alberto Fernández en su discurso de apertura de la sesiones del Congreso el pasado 1 de marzo. Al respecto, abogó por “buscar reglas de juego en este Congreso que nos permitan tener un Poder Judicial vinculado a los intereses de los justiciados”.

Además de patrocinar a la vicepresidenta, Boico se desempeñó como abogado de Madres de Plaza de Mayo y es profesor universitario. Durante los gobiernos de Cristina Kirchner ocupó las listas de jueces subrogantes aprobadas por el Senado. En esa condición, llegó a ocupar una vocalía en la Cámara de Casación en un polémico reemplazo que terminó con el juez Luis María Cabral impugnando ante la justicia la ley de subrogancias por el oficialismo de ese momento.