Senado confirma a Tai como representante comercial de EEUU

PAUL WISEMAN
·1  min de lectura
Katherine Tai, nominada por el presidente Joe Biden como Representante Comercial de Estados Unidos, habla en una audiencia de la Comisión de Asuntos Financieros del Senado el 25 de febrero del 2021. Tai fue confirmada para el cargo el miércoles, 17 de marzo. (Bill O'Leary/The Washington Post vía AP)

WASHINGTON (AP) — El Senado de Estados Unidos confirmó el miércoles a Katherine Tai como la representante comercial del país en una votación abrumadoramente bipartidista. Ella es la primera mujer de color y la primera persona de ascendencia asiática en ocupar el puesto.

Tai es considerada una pragmática adepta a resolver problemas y la nominación del presidente Joe Biden para que fuera su representante comercial consiguió el respaldo de demócratas y republicanos por igual. Fue confirmada con 98 votos a favor y ninguno en contra y es el 19no miembro del gabinete de Biden aprobado por el Senado.

La exnegociadora comercial y asistente del Congreso ha prometido trabajar por una política comercial que beneficie a los trabajadores, no solamente a las grandes corporaciones, y colaborar más estrechamente con los aliados del país para confrontar a una China cada vez más resuelta.

En su audiencia de confirmación, Tai evadió preguntas sobre cómo lidiaría con una serie de asuntos políticamente delicados como si la administración Biden anulará los aranceles impuestos por su predecesor Donald Trump sobre las importaciones de acero y aluminio y si revivirá un acuerdo comercial Asia-Pacífico que fue negociado por el presidente Barack Obama, pero abandonado por Trump.

Tai, que habla mandarín con fluidez, estuvo a cargo de Cina en la oficina del Representante Comercial.

“Conozco de primera mano lo importante que es tener un plan estratégico y coherente para hacer responsable a China de cumplir sus promesas y competir eficazmente con su modelo de economía dirigida por el estado”, le dijo Tai a los senadores el mes pasado, en una crítica indirecta a el caótico enfoque de Trump en sus negociaciones con Beijing.