El Senado chileno prorroga el estado de excepción en dos conflictivas zonas del sur del país

·2  min de lectura

Santiago de Chile, 13 sep (EFE).- Senado chileno aprobó este martes extender el estado de excepción que rige parcialmente desde mayo en dos regiones del sur del país, epicentro del denominado "conflicto mapuche" que enfrenta a comunidades indígenas, empresas forestales y el Estado.

La medida, visada por séptima vez consecutiva, fue aprobada con 41 votos a favor y tres abstenciones, siendo la senadora Fabiola Campillai la única que se manifestó en contra, como ha sido su política a la fecha.

Tras la decisión del Congreso, el estado de excepción regirá por 15 días más en toda la región de La Araucanía y en las provincias de Arauco y Biobío en la región del Biobío, zonas que desde hace meses sufren una escalada de sabotajes a maquinaria forestal, incendios a predios y viviendas, además de robo de madera y tiroteos.

"En el gobierno del Presidente de Boric tenemos plena conciencia que los estados de emergencia no van a ser la solución, no nos gusta nada tener que recurrir a este instrumento; pero cuando tenemos a chilenas y chilenos que viven en el temor y que las policías no se la pueden, recurrimos a este instrumento", señaló tras la votación la ministra del Interior, Carolina Tohá.

"No nos gusta, pero tenemos una obligación (...) es lo mínimo que estamos buscando al tener Estado de Emergencia. En segundo lugar necesitamos un diálogo político”, agregó la secretaria de Estado.

Con la vigencia de esta herramienta constitucional, se permite el despliegue militar en la zona para ayudar a Carabineros (Policía militarizada) a controlar el orden público, incluyendo vigilancia en las principales carreteras y caminos aledaños.

En esta oportunidad, sin embargo, la aprobación del instrumento incluyó una modificación realizada por el Ejecutivo al Decreto 189 mientras la discusión se situó en la Cámara de Diputados hasta el pasado lunes, incluyendo la “protección de vida de las personas” como parte del rol de las Fuerzas Armadas en el territorio.

En La Araucanía y otras zonas del sur de Chile existe desde hace décadas una disputa territorial entre el Estado, algunas comunidades mapuche y empresas forestales que explotan tierras consideradas ancestrales por los indígenas.

El pueblo mapuche, la etnia indígena más numerosa de Chile, reclama las tierras que habitaron durante siglos, antes de que fueran ocupadas a la fuerza por el Estado chileno a fines del siglo XIX en un proceso conocido oficialmente como la "Pacificación de La Araucanía" y que ahora pertenecen en su mayoría a empresas forestales.

Tanto parte de la izquierda como los movimientos indígenas sostienen que la militarización solo pone más tensión sobre el conflicto y defienden que son necesarias medidas más transversales y de largo plazo.

(c) Agencia EFE