Senado avala reformas contra violencia política a las mujeres

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 12 (EL UNIVERSAL).- Este jueves el pleno del Senado de la República avaló, por unanimidad, reformar siete leyes para garantizar la paridad de género en el Poder Judicial de la Federación (PJF) y erradicar la violencia política de género, a través de procedimientos electorales.

En la presentación de los dictámenes, la senadora presienta de la Comisión de Igualdad, Martha Lucía Mícher Camarena (Morena), explicó que aunque se avaló la paridad a nivel constitucional, se debía hacer las adecuaciones a las leyes secundarias de cada organismo.

Así, se avaló que los órganos jurisdiccionales del Poder Judicial de la Federación deba integrarse "en estricto apego al principio de paridad de género"; y que la Fiscalía General de la República (FGR) cree la Base Estadística de Violencia Política contra las Mujeres.

La primera votación de dictámenes incluye la adición del capítulo Cuarto Bis a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, para determinar que la violencia política de género consiste en "toda acción u omisión ejercida desde la esfera pública o privada, que tenga por objeto limitar, anular, o menoscabar los derechos políticos de las mujeres".

Además, detalla que la violencia política de género se puede expresar a través de restringir o anular el derecho al voto de las mujeres, ocultar u omitir en la convocatoria a registro de candidaturas la inclusión de las mujeres y proporcionar información falsa o incompleta a las interesadas para obstaculizar su registro.

También, que durante las campañas electorales se distribuya propaganda política o electoral que calumnie, degrade o descalifique a una mujer, basándose en estereotipos de género. Así como divulgar imágenes, mensajes o información privada de la vida de las candidatas.

Durante las intervenciones a favor del dictamen, la senadora del PAN, Xóchitl Gálvez, recordó que cundo fue candidata a gobernadora de Hidalgo, "la plaza Juárez amaneció repleta de propaganda que hacía referencia" a su vida sexual.

"Entonces no supe qué hacer, como tampoco supe qué hacer cuando en el primer semestre de la ingeniería, un maestro me tocó las piernas sin mi consentimiento. Sólo pude decir que tendrían una gobernadora con una vida sexual sana", recordó.