Senado avala reforma para que Pemex domine en venta de gasolinas

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 29 (EL UNIVERSAL).- En la última sesión del actual periodo ordinario de sesiones, el Senado de la República aprobó una nueva reforma a la Ley de Hidrocarburos para retirarle a la Comisión Regulatoria de Energía (CRE) la facultad de regular las ventas que realiza Pemex y, en los hechos, dar a Pemex el poder dominante sobre la venta de hidrocarburos y derivados del petróleo.

El dictamen que aprobó el Senado, le quita a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) la facultad para sujetar a principios de regulación asimétrica las ventas que realiza Petróleos Mexicanos, de primera mano, de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos. Se trata de una reforma al artículo 13 Transitorio de la Ley de Hidrocarburos que fue avalada en lo general y lo particular, con 68 votos a favor y 51 votos en contra, para eliminar dicha regulación en la comercialización que realicen personas controladas por Pemex o sus organismos subsidiarios.

El transitorio, aprobado en 2014, sujetaba de forma temporal las actividades de la petrolera a principios de regulación asimétrica, mientras se lograba la entrada de agentes económicos en el mercado energético.

"Al haberse logrado una mayor participación de agentes económicos que propicien el desarrollo eficiente y competitivo de los mercados en esta materia, ya no existe justificación para sujetar solamente a la empresa a dichos principios regulatorios", señala el documento.

"La Secretaría de Energía y la CRE han informado que ya existe una apertura del mercado nacional en materia de transporte, almacenamiento, distribución, compresión, licuefacción y regasificación, así como el expendio al público de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos".

En el dictamen que aprobaron los legisladores, se argumenta que dichos agentes económicos ya participan en los eslabones de la cadena productiva del sector, lo que ha generado que Pemex haya sido desplazado y no tenga un poder dominante en el sector energético. Se argumenta que imponerle obligaciones adicionales a las que ejecutan sus competidores, provoca condiciones de desigualdad que limitan su competencia y coloca a esta empresa del Estado en una posición desfavorable que debilita su comercialización.

"De seguir sujetando a Pemex bajo los principios de regulación asimétrica, se continuaría incentivando la ineficiencia en los mercados y la participación en condiciones de desigualdad de circunstancias, lo que genera la existencia de competidores débiles".

La presidenta de la Comisión de Energía, Rocío Adriana Abreu Artiñano, argumentó que la regulación asimétrica a Pemex ha permitido que desde el año 2017 exista una apertura a los mercados de hidrocarburos, petroquímicos y petrolíferos así como el otorgamiento de más de 22 mil 948 permisos otorgados para realizar actividades de comercialización.

"Desde hace siete años imperan desventajas para Petróleos Mexicanos, por lo que, con la reforma, se busca poner un piso parejo para todos, a fin de que se traduzca en mejores precios y beneficios para los bolsillos del pueblo mexicano".

Xóchitl Gálvez Ruiz, senadora del PAN que notificó su cambio al PRD, consideró que la reforma le quita a la CRE la posibilidad de garantizar un mercado equitativo con iguales condiciones de competencia para todos los actores.

"Es el remate del titular del Ejecutivo Federal, para completar su contra reforma energética y cerrar el mercado a la competencia", dijo.

Américo Villarreal Anaya (Morena), aseguró que el artículo transitorio vigente limita a Pemex al establecer mayor participación de agentes económicos, "con esta propuesta se rechaza la reforma energética del sexenio anterior y se atienden las demandas de los ciudadanos, para reconstruir las empresas energéticas de las y los mexicanos".

Cora Cecilia Pinedo Alonso, senadora del PT, expuso que hoy México cuenta con un mercado robusto de petrolíferos con la participación de empresas privadas, por lo que es momento de avanzar en la ejecución del programa sectorial de energía 2024, para fortalecer a la empresa productiva del Estado.

Indira Kempis Martínez (MC) subrayó que la reforma representa una contradicción en cuanto al fortalecimiento de Pemex puesto que no se promueve la transición energética para pasar a energías renovables y limpias, además de que se viola la Constitución.

Claudia Ruiz Massieu Salinas (PRI) también se manifestó en contra del dictamen, que finalmente fue aprobado por la mayoría morenista, al señalar que Pemex se mantiene como un agente económico preponderante en el sector de los hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos, "y debe ser sujeto a una regulación asimétrica para promover la libre competencia en ese mercado".

Juan Manuel Fócil Pérez (PRD), señaló que en la Constitución se prohíben las prácticas monopólicas, por lo que "la eliminación de la regulación asimétrica inclinaría la balanza a favor de Petróleos Mexicanos, al otorgarle el control del mercado, para sacar del juego a los demás competidores, constituir un monopolio y permitir establecer precios a conveniencia".